La cartera de los niños que batieron al mercado y se hicieron ricos

Posted by on Mar 18, 2015 in Análisis fundamental, Estrategia Buy&Hold | 14 comments

En el mundo de la Bolsa se suele hablar mucho del mono que batía al mercado eligiendo acciones de una forma bastante simple, que consitía en que éste lanzara dardos y comprar las acciones en las que se clavaba el dardo. Me imagino que esto es una leyenda urbana, pero la verdad es que no dudo de la posibilidad de que, de hacer algo así, se pudiera batir al mercado.

Pero si este mono lanzador de dardos era buen inversor, hay un grupo de niños que lo hizo aún mejor. Se trata de una clase de alumnos de 12 años de un colegio de Estados Unidos que, a principios de los noventa, crearon una cartera de acciones siguiendo las enseñanzas de su profesor. Entre lo que apredieron del maestro y su intuición invirtiendo sólo en lo que conocían, usaban y admiraban, consiguieron sacar una rentabilidad espectacular, que no sólo batía al mercado, sino a la gran mayoría de los inversores y profesionales. Por desgracia para ellos, a la edad de 12 años no tenían dinero para invertir, por lo que la cartera no era real.

El texto que hay a continuación es un fragmento traducido por mi del libro Beating the Street de Peter Lynch. Además del texto, a lo largo del artículo iré poniendo gráficos de la cotización de algunas de las acciones elegidas por los niños hasta el día de hoy. De esta forma veremos que de haber comprado y mantenido estas acciones, estos niños no sólo habrían batido al mercado en esos años, sino que seguramente serían ricos en estos momentos.

La cartera del colegio St. Agnes

Las 14 empresas que hay en la tabla inferior son las acciones elegidas por un grupo de energéticos gestores de fondos de 12 años de edad que iban al colegio St. Agnes de Arlington, Massachusets, un barrio de Boston, en el año 1990. Su profesora y CEO, Joan Morrisey, quiso probar su idea de que no necesitas un MBA o ni siquiera un carnet de conducir para destacar en el mundo de la inversión en Bolsa.

cartera de acciones niños del colegio Peter Lynch

Imagen sacada del libro Beating the Street

No encontrarás estos números en un informe de la revista Forbes, pero una inversión en la cartera St. Agnes produjo una rentabilidad de un 70% en un periodo de dos años, batiendo al S&P500 que ganó un 26% en ese mismo periodo. Además, St. Agnes también superó al 99% de los fondos de inversión, a cuyos gestores se les paga grandes cantidades de dinero por sus expertas elecciones, mientras que los chavales se conforman con un desayuno gratis con su profesor y una pelicula.

 

Me di cuenta de la gran rentabilidad de esta cartera gracias a un gran paquete que llegó a mi oficina, en el cual, los alumnos de 12 años habían apuntado sus principales inversiones con un dibujo en cada una de ellas. Esto me lleva al principio de Peter número 3:

 

Nunca inviertas en una idea que no puedas ilustrar con un lápiz.

 

 

“Trato de resaltar la idea de que las carteras deben tener al menos 10 empresas diferentes, con una o dos dando buenos dividendos” dice a profesora Ms. Morrissey. “Pero antes de que mis estudiantes puedan incluir una empresa en la cartera, deben explicar qué hace exactamente la compañía. Si no pueden contar a la clase el servicio que ofrece o el producto que frabrica, no tienen permiso para comprar. Comprar sólo de lo que sabes es una de nuestras ideas”. Comprar sólo de lo que sabes es una estrategia muy sofiscticada de la que muchos profesionales han pasado de poner en práctica.

acciones de wlamart desde 1990 

Una de las compañías de la que los estudiantes de St. Agnes sabían era Pentech International, un fabricante de bolis y rotuladores de colores. El producto favorito de los niños era uno rotulador de Pentech que era un rotulador por un lado, y un subrayador por el otro, y que fue presentado a la clase por Ms. Morrisey. Este boli era muy popular, y alguno de los niños lo usaron para subrayar las acciones que eligieron. No pasó mucho tiempo hasta que los alumnos empezaron a investigar sobre Pentech.

 

La acción cotizaba a 5 dólares por entonces, y los alumnos descubrieron que no tenía deuda a largo plazo. También sorprendió a los alumnos que Pentech fabricase productos de calidad superior que, juzando por la popularidad que tenía en el colegio, probablemente también fuese tan popular en los colegios de todo el país. Otro punto a favor es que Pentech era una empresa relativamente desconocida comparada con, por ejemplo, Gillette, el fabriantes de los bolis Paper Mate y de las maquinillas de afeitar que veían en el baño de sus padres.

 niños invirtiendo en Bolsa

Los pequeños gestores de St. Agnes me enviaron un boli de Pentech sugiriéndome que echara un ojo a esta maravillosa compañía. Ojala hubiera seguido su recomendación, porque la acción casi dobló su precio pasando de 5,15 a 9,5.

 acciones de Nike desde 1990

Esta misma forma de elegir acciones llevó a que, en 1990, los niños de St. Agnes eligieran las acciones de Walt Disney, de dos marcas de zapatillas (Nike y L.A. Gear), The Gap (donde la mayoría de ellos compra su ropa), Pepsi Co. (a la que conocen de diferentes formas como Pepsi-Cola, Pizza Hut, Kentucky Fried Chicken y Frito-Lay), y Topps (un fabricante de cromos de baseball). “Se lleva mucho lo de coleccionar cromos en nuestra clase” dice Ms. Morrissey, “así que no había dudas sobre si comprar acciones de Topps. Una vez más, Topps producía algo que los niños podían comprar de verdad. De esta forma, sentían que contribuían a los beneficios de una de sus compañias”.

 

Llegaron al resto de acciones de la siguiente forma: Wal-Mart porque vieron un vídeo de “Estilos de vida de los ricos y famosos” en el que salía el fundador de Wal-Mart, Sam Walton, hablando de cómo la inversión beneficia a la economía; NYNEX y Mobil por sus excelentes dividendos; Food Lion Inc. porque era una empresa bien gestionada con un ROE alto, y porque salió en el mismo vídeo de Sam Walton. Ms. Morrissey explica:

 

“El vídeo se centraba en 88 habitantes de Salibury, North Carolina, que habían comprado diez acciones de Food Lion por 100 dólares cuando la empresa salió a Bolsa en 1957. 1.000 dólares invertidos entonces se habían convertido en 14 millones de dólares. ¿Te lo puedes creer? Estas 88 personas se habían vuelto millonarias. Esto impresionó tanto a los niños, que a final de curso habían olvidado muchas cosas, pero no esta historia.

 cotización acciones Disney

El único error en la cartera era IBM, la cual no hace falta que diga que ha sido la favorita de los gestores de fondos profesionales durante los últimos 20 años (quien les escribe (Peter Lynch) incluído. Los mayores siguen comprando IBM y siguen deseando no haberlo hecho). La razón por esta destructiva obsesión no es difícil de entender. IBM es una acción conocida y aprobada por todo el mundo y por la que ningún gestor se meterá en problemas por perder dinero en ella. Se puede perdonar a los niños por este tonto intento de imitar a sus mayores en Wall Street.

 

Déjame adelantarme a algunas de las críticias a los resultados de St. Agnes que seguro que vendrán de parte de algunos profesionales. (1) “Esto no es con dinero real” Cierto, ¿y qué? En cualquier caso, los profesionales deberían sentirse aliviados de que St. Agnes no esté trabajando con dinero real, de lo contrario, millones de dólares saldrían de los fondos de inversión para irse con los niños. (2) “Cualquiera podría haber elegido esas acciones” Si es así, ¿por qué nadie lo hizo? (3) “Los niños tuvieron suerte con sus acciones favoritas” Quizá, pero algunas carteras más pequeñas elegidas por grupos de cuatro niños de la clase de Ms. Morrissey lo hicieron igual o mejor que la cartera grande que eligieron entre toda la clase. El grupo de 4 niños que ganó (Andre Castignoli, Greg Bialach, Paul Knisell y Matt Keating) elegieron estas acciones por las siguientes razones:

 

100 acciones de Disney (“cualquier niño puede explicar ésta”).

100 acciones de Kellogg (“les gustaba el producto”).

300 acciones de Topps (“¿quién no colecciona cromos de baseball?”).

200 acciones de McDonald´s (“la gente tiene que comer”).

100 acciones de Wal-Mart (“con un crecimiento enorme”).

100 acciones de Savannah Foods (“la sacaron de Investor´s Daily”).

5.000 acciones de Jiffy Lube (“barata por entonces”).

600 acciones de Hasbro (“es una empresa de juguetes, ¿no?”).

1.000 acciones de Tico Toys (“idem”).

100 acciones de IBM (“adultos prematuros”).

600 acciones de National Pizza (“nadie puede rechazar una pizza”).

1.000 acciones de Bank of New England (“¿Cuánto más puede bajar?”).

 

Esta última acción yo también la tenía, y perdí dinero con ella, así que puedo entender el error. Sin embargo, es más que compensando por las dos mejores acciones de los niños; National Pizza y Tico Toys. Estos 4-baggers habrían hecho las maravillas de cualquier cartera.

El coro de St. Agnes

Después de visitar Fidelity, de comer pizza en la sala de reuniones y de darme la recomendación de Pentech que debería haber tomado, los expertos de St. Agnes devolvieron el favor invitándome al colegio y al departamenro de inversiones, también conocido como clase. Como respuesta a mi visita a esta centenaria institución, que ofrece clases desde la guardería a secundaria, recibí una cinta que habían grabado los alumnos.

 

Esta grabación incluía alginas de sus ideas de inversión y estratagemas, así como algunas ideas que les sugerí y que me las repetían en la cinta, con la idea de asegurarse de que no se me olvidaran. Estos son algunos de sus comentarios:

 cotizacion the gap desde 1990 en bolsa

“Hola, soy Lori. Una cosa que recuerdo de lo que nos dijiste es que en los últimos 70 años, el mercado ha bajado 40 veces, así que un inversor debe estar dispuesto a estar en el mercado a largo plazo… si alguna vez invierto, me aseguraré de mantener el dinero dentro.”

 

“Hola, soy Felicity. Me acuerdo de cuando nos contaste la historia de Sears y de que cuando se contruyeron los primeros centros comerciales, Sears estaba en el 95% de ellos… Cuando invierta, sé que lo haré en una empresa que tenga espacio para crecer.”

 

“Hola, soy Kim. Me acuerdo de cuando nos contaste que mientras K mart se metió en todas las ciudades grandes, Wal-Mart lo hacía aún mejor yendo a todos los pueblos pequeños donde no había competencia.”

 

“Soy Willy. Sólo quiero decir que todos los niños nos sentimos muy aliviados cuando vimos que había pizza para comer.”

 

“Hola, soy Steve. Sólo quiero decirte que he convencido a mi grupo para comprar más acciones de Nike. Compramos acciones a 56 dólares y ahora están a 76 dólares. Tengo unas zapatillas Nike y son muy cómodas.”

 

“Hola, Somos Kim y Maureen. Nos acordamos de cuando nos contaste que Coca-Cola estaba bien como compañía, hasta hace 5 años cuando sacaron la Coca-Cola Light y los adultos pasaron de beber café o té a Coca-Cola Light.”

 acciones de pepsi en bolsa a largo plazo

Al final de la cinta, todos los niños repetían las siguientes máximas al unísono. Es un coro que deberíamos memorizar y repetir en la ducha, para evitar cometer errores.

 

1. Una buena compañía suele incrementar su dividendo cada año.

 

2. Puedes perder dinero en un plazo muy corto de tiempo, pero lleva mucho tiempo ganar dinero.

 

3. La Bolsa no es un casino, siempre y cuando elijas buenas compañías que crees que lo van a hacer bien, y no sólo basándote en el precio.

 

4. Puedes ganar mucho dinero en Bolsa pero, igualmente, puedes perder mucho, como hemos probado.

 

5. Tienes que investigar la compañía antes de poner dinero en ella.

 

6. Cuando inviertas en Bolsa siempre debes diversificar.

 

7. Debes invertir en varias acciones, porque una de cada cinco lo hará muy bien, otra lo hará muy mal, y las otras tres lo harán normal.

acciones exxon mobil

8. Nunca te enamores de una acción. Mantén siempre la mente abierta.

 

9. No debes simplemente elegir una acción. Debes hacer tus deberes.

 

10. Comprar acciones de utilities está bien porque pagan buenos dividendos, pero donde ganarás dinero es en las empresas en crecimiento.

 

11. Sólo porque una acción haya bajado no quiere decir que no pueda bajar más.

 

12. A largo plazo es mejor comprar acciones de empresas pequeñas.

 

13. No debes comprar una acción porque esté barata, sino porque sabes mucho de ellas.

Conclusión:

Estos niños aprendieron la lección de su vida gracias a una profesora con ganas de enseñar cosas útiles a sus alumnos. Estaría muy bien saber qué es ahora de estos niños. Seguro que a muchos les va muy bien con las inversiones.

Por otra parte, es curioso ver como los niños fueron capaces de batir, por mucho, al mercado. Y todo esto lo hiceron simplemente invirtiendo en empresas que conocían por ser usuarios de sus servicios y productos. De hecho, la mayoría de las empresas las podía conocer cualquiera por entonces, y siguen siendo conocidas hoy en día. No creo que Disney, Pepsi o Nike fuesen desconocidas para el inversor y para el consumidor occidental. Sin embargo, y a pesar de haber probado ser grandes inversiones, muchos prefieren centrarse en empresas raras que no hay quien entienda. Está bien probar cosas nuevas de vez en cuando, pero coger ideas de una cartera a largo plazo, sólo hace falta mirar un poco alrededor.

Por último, hemos ido viendo gráficos de algunas de las empresas de los niños. Aunque alguna lo haya hecho mal, si hubieran decidido comprar y mantener todas ellas, y el dinero fuera de verdad, estos niños, que ahora tendrían 37 años, no sólo habrían batido al mercado, sino que seguramente habrían conseguido la libertad financiera.

Puedes comprar el libro Beating the Street pinchando aquí.

Si te ha gustado este artículo puedes regalarme un click en los iconos de redes sociales de abajo, poner un enlace a este post desde otras webs o dejar un comentario.

14 Comments

  1. Buenas tardes.
    Tengo que darte un tirón de orejas. Ya se que mi blog no es precisamente de lo que más te gusta, ya que fundamentalmente trato de análisis técnico, aunque todo de todo un poco.
    Yo si visito el tuyo de forma asidua, por varias razones, aunque la fundamental es que me gusta, para que lo voy a negar.
    El tirón de orejas, es por la cartera del mono y los niños. En este artículo, me tomo la libertad de poner el enlace, y si quieres luego lo quitas, explico como se confeccionó la cartera y como fue la historia, por su puesto no se hizo con un mono tirando dardos, pero fue similar.
    También en el mismo artículo, hago mención a un experimento realizado en España con un colegio, en el que los alumnos han creado carteras, en base a acciones populares. La elección no ha sido tan libre como el que comentas, pero es igual de ilustrativo.
    http://compraraccionesdebolsa.com/elegir-donde-invertir-en-bolsa-la-cartera-del-mono/
    Un abrazo, y perdona por el tirón de orejas, a sido cariñoso..je, je.

    • Sabes lo peor, que aunque los artículos de trading y/o análisis técnico no los leo (lo reconozco 😉 ) ése, y los que dedicas a value investing o a otros asuntos sí los leo, y se me pasó.

      Es impresionante que, como en el caso de los niños, o en el de los experimentos aleatorios, los resultados sean mejor que el mercado. Parece que la mera intervención de un ser humano adulto medio, o único que hace es empeorar los resultados. Sería curioso que alguien abriese el fondo del “mono”.

      Un abrazo.

  2. Gracias por compartir ésta traducción, me ha encantado y no la conocía. Además de amena repasa y condensa mucha sabiduría. Un abrazo Lancaster, un placer leerte, voy a profundizar en ésta historia en el blog de Miguel Illescas. Saludos¡

    • Muchas gracias Luis. Me alegro que te hayan gustado las palabras de Lynch.

      Un abrazo.

  3. Enlazando con el artículo te voy a contar una anécdota de Steve Jobs. Un día estaba tranquilamente en su lugar de trabajo (seguro que buscando la perfección en el diseño de algo) cuando aparecieron dos tipos de marketing, y le sugirieron que había que realizar un estudio de mercado sobre el Ipad. Había que descubrir si el ipad era atractivo para los consumidores y qué se podría mejorar.

    Entonces Steve Jobs enojado tal y como era él, les dijo: Esos estudios de mercado y encuestas no sirven una mierda. Lo único que tengo que hacer con mi producto es dárselo a un niño. Si le gusta es todo lo que necesito saber.

    Artículo guardado e impreso. Un saludo.

    • Qué bueno lo de Jobs. No conocía la anecdota, pero desde luego la idea es realmente buena. De hecho, se la tomo prestada por si algún día tengo que lanzar algún producto.

      Saludos.

  4. Los niños, siempre los niños http://marshmallowchallenge.com/TED_Talk.html

    • Impresionantes los resultados del experimento. Me pregunto en qué momento perdemos esas capacidades. Me imagino que algo tendrá que ver con la educación que recibimos.

      Un abrazo.

  5. Gran artículo Lancaster. Tengo pendiente este libro. A ver si me pongo 😛

    • Muchas gracias Roberto.

      Léelo cuando puedas. A mi es el libro de Bolsa que más me ha gustado de los que he leído.

  6. Una vez más me quito el sombrero!!
    Son ya tantas veces que no sé dónde ponerlo :-)

    Un abrazo,

    • jajajaja muchas gracias inversorsensato, espero que siga siendo así.

      Un abrazo.

  7. A veces tanto análisis fundamental y técnico … cuando lo que realmente importante es que la empresa sea cool jejeje

    • Totalmente de acuerdo. Es tan sencillo lo que hacen estos niños, y a la vez tan lógico y efectivo.

      Slaudos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *