Tipos de Negocios Rentables con poca inversión: Ideas

Posted by on Jun 10, 2015 in Análisis fundamental | 2 comments

Una de las formas de las que más aprendo sobre value investing y sobre inversión en general es leyendo las cartas a los accionistas de Warren Buffett. Es un poco friki leerse las cartas de Buffett de hace años, pero no nos vamos a engañar, si escribo un blog sobre inversión y cosas similares, es porque soy un poco friki del mundillo. Además, leer las carta de Buffett es una enorme fuente de conocimientos que se nos ofrecen de forma gratuíta, así que me parece que merece mucho la pena dedicarle algo de tiempo.

En este artículo vamos a ver un fragmento de la carta de Buffett a los accionistas del año 2007. En ella, explica cómo son los negocios que les gustan a él y Charlie Munger. Seguramente las ideas que explican ya las hayas oído y leído en muchos sitios, pero casi todos las han tomado (hemos tomado) de estos dos genios. Por eso, creo que merece mucho la pena leer sus palabras sobré cómo son los negocios más rentables, y qué características tienen que tener para que les gusten. Especialmente, porque hablan según su experiencia y ponen ejemplos concretos de cada tipo.

ideas de negocios rentables según warren buffett y charlie munger

El texto que hay a continuación es un fragmento de la carta de Warren Buffett a los accionistas de 2007 traducido por mí, cuyo contenido original en inglés puedes ver pinchando aquí.

Negocios -El Bueno, El Feo y El Repelente

Vamos a echar un vistazo a los tipos de negocios que más nos ponen (Buffett siempre relacionando la inversión con el sexo). Y mientras lo hacemos, vamos a hablar también de los que queremos evitar. Charlie y yo buscamos compañías que tengan: a) un negocio que podamos entender; b) rentabilidades favorables a largo plazo; c) una directiva capaz y en la que podamos confiar; y d) un precio razonable. Nos gusta comprar el negocio entero o, si los directivos son nuestros socios, al menos un 80%. Cuando no es posible comprar empresas de calidad para controlarlas, también somos felices comprando porciones pequeñas de grandes negocios mediante compras de acciones en Bolsa. Es mejor tener una pequeña participación en el Diamante Hope que ser dueño de todo un diamante de imitación.

 

Un verdadero gran negocio debe tener un “moat (foso) que proteja sus excelentes retornos sobre el capital invertido. La dinámica del capitalismo garantiza que los competidores siempre intentarán asaltar el “casitllo” de un negocio que consigue grandes retornos. Por tanto, una gran barrera, como ser el productor con menores costes -GEICO, Costco- o poseer una marca poderosa a nivel mundial –Coca-Cola, Gillette, American Express- es esencial para tener un éxito sostenible. La historia de los negocios están llenas de compañías “fuegos artificiales” cuyos moats han probado ser fácilmente superables.

un negocio rentable en todo el mundo

Nuestro criterio de ser “duradero” hace que nos mantengamos alejados de industrias con cambios rápidos y continuos. Aunque la “destrucción creativa” del capitalismo es muy beneficiosa para la sociedad, elimina la certidumbre en la inversión. Un moat que debe ser reconstruido constantemente, termina por no ser un moat en absoluto.

 

Además, este criterio elimina a negocios cuyo éxito depende de tener un gran director. Por su puesto, un CEO sobresaliente es un gran activo para la empresa, y en Berkshire tenemos abundancia de este tipo de directivos. Sus habilidades han creado miles de millones, y nunca habría sido así si el típico CEO hubiese dirigido sus negocios.

 

Pero si un negocio necesita a una superestrella para conseguir grandes resultados, no se le puede considerar como un gran negocio. Una sociedad médica liderada por el mejor neurocirujano del país puede superar a su competencia en crecimiento y beneficios, pero eso no dice mucho sobre el futuro de la empresa. El moat de la compañía desaparece cuando el cirujano se va. Sin embargo, sí que puedes pensar que el moat de la Clínica Mayo es duradero, aunque ni siquiera sepas el nombre de su CEO.

 

Una ventaja competitiva a largo plazo en una industria estable es lo que buscamos en un negocio. Si además viene con un rápido crecimiento orgánico, será genial. Pero incluso sin crecimiento orgánico, un negocio así es rentable. En un caso así, lo que haremos será tomar los ricos beneficios de la empresa, y usarlos para comprar otros negocios en otros lugares. No hay una norma que diga que debes invertir el dinero donde lo has ganado. De hecho, suele ser un error hacer eso. Los verdaderos grandes negocios, que ganan grandes retornos sobre sus activos tangibles, no pueden reinvertir de forma indefinida todos los beneficios que han conseguido obteniendo unos grandes retornos.

En otras palabras. Incluso la mejor empresa del mundo con el mayor potencial que exista, llegará un punto en el que no podrá seguir creciendo de forma orgánica a un gran ritmo. Por tanto, cuando llegue ese momento, no tendrá sentido reinvertir todos sus beneficios en crecer de forma orgánica, pues la rentabilidad de estas inversiones no será grande, si es que se obtiene rentabilidad.

Echemos un vistazo a un prototipo de negocio de ensueño, nuestra compañía, See´s Candy. La industria de las cajas de bombones en la que opera es de todo, menos excitante. El consumo per-capita en Estados Unidos es extremadamente bajo, y no crece. Muchas de las marcas que alguna vez fueron importantes han desaparecido, y sólo tres compañías han tenido beneficios relevantes en los últimos cuarenta años. De hecho, creo que See´s obtiene la mayoría de sus ingresos provenientes sólo en un par de estados, que suponen la mitad del total de sus beneficios.

 

Laa ventas de See´s eran de 6,5 millones de kilos de chocolate cuando Blue Chip Stamps compró la compañía en 1972. (Charlie y yo controlábamos Blue Chip por entonces). El año pasado See´s vendió 12,7 millones de kilos de chocolate, un crecimiento anual de sólo un 2%. Aun así, su ventaja competitiva sostenible, construída por la familia See durante más de 50 años, que fue posteriormente reforzada por  Chuck Huggins y Brad Kinstle, ha producido unos resultados extraordinarios para Bekrshire.

see´s candies: el negocio del chocolate y los bombones es rentable a largo plazo

Compramos See´s por 25 millones de dólares cuando sus ventas eran de 30 millones y sus beneficios eran de menos de 5 millones. El capital necesario por entonces para tener que mantener el negocio era de 8 millones. (Una pequeña deuda era necesaria durante un par de meses por cuestiones estacionales). Consecuentemente, la compañía estaba ganando un 60% antes de impuestos sobre su capital invertido. Dos factores ayudaban a minimizar los fondos requeridos para las operaciones. Primero, el producto se vendía en efectivo, por lo que se eliminaba la partida de deudores comerciales. Segundo, el ciclo de producción y distribución era corto, por lo que se minimizaban los inventarios.

 

El año pasado las ventas de See´s fueron de 383 millones de dólares, y los beneficios antes de impuestos de 82 millones. El capital necesario para mantener el negocio es ahora de 40 millones. Esto significa que sólo hemos tenido que reinvertir 32 millones desde 1972 para mantener un pequeño crecimiento físico -y, de alguna forma, un inmodesto crecimiento financiero- del negocio. Mientras tanto, los beneficios antes de impuestos han sido de un total de 1.350 millones de dólares. Todo ello, excepto los 32 millones, han sido enviados a Berkshire (o, en los primeros años, a Blue Chip). Tras pagar el impuesto de sociedades, hemos usado el resto de beneficios para comprar negocios atractivos. Al igual que Adam y Eva llevaron a cabo una actividad que ha derivado en una población de más de 6 mil millones de personas (otra vez Buffett con el sexo) See´s ha dado a luz a míltiples fuentes de ingresos para nosotros. El mandato bíblico, “sed fecundos y multiplicaos” es algo que nos tomamos muy en serio en Berkshire.

 

No hay muchas empresas como See´s en América. Lo habitual es que la empresas que incrementan sus beneficios de 5 a 82 millones necesiten, por ejemplo, unos 400 milllones de dólares para financiar su crecimiento. Eso se debe a que los negocios en crecimiento necesitan, tanto un capital circulante acorde al crecimiento de sus ventas, como una significante inversión en activos fijos.

 

Una compañía que necesita grandes incrementos de capital para generar crecimiento, puede ser una inversión satisfactoria. Por seguir con nuestro ejemplo, no hay nada malo en ganar 82 millones antes de impuestos sobre unos 400 millones de activos tangibles netos. Pero esa ecuacion supone una diferencia abismal para el dueño comparada con la situación de See´s. Es mucho mejor tener una fuente de beneficios que aumente sin apenas necesidades de capital. Preguntad a Microsoft o a Google.

 

Un buen ejemplo, aunque lejos de ser sensacional, de la rentabilidad de un negocio es nuestra compañía FlightSafety. Esta empresa ofrece unos beneficios a sus clientes que son iguales a los de cualquier otra compañía que conozca. Pero, además, posee una ventaja competitiva sostenible: ir a otro empresa que ofrece formación para trabajar en líneas aéreas es como ir a un cirujano de bajo coste.

flightsafey la inversión de un simulador de vuelo

Sin embargo, este negocio necesita una reinversión de benficios muy significativa, si es que quiere crecer. Cuando compramos FlightSafety en 1996, sus beneficios antes de impuestos eran de 111 millones de dólares, y sus activos fijos netos eran de 570 millones. Desde nuestra compra, la partida de depreciación de activos ha supuesto un total de 923 millones. El CAPEX ha supuesto un total de 1.635 millones de dólares. Gran parte de ello se debe a la compra de simuladores que se asemejen a los nuevos modelos de aviones que se lanzan continuamente. Un simulador nos cuesta más de 12 millones, y tenemos 273. Nuestro activos fijos, descontada la depreciación, suman ahora 1.070 millones de dólares. Los beneficios antes de impuestos de 2007 fueron de 270 millones, un crecimiento de 159 millones desde 1996. Esta ganancia nos ha dado un retorno de 509 millones en nuestra capacidad de invertir, algo que está bien pero lejos de lo de See´s.

 

Por tanto, midiendo sólo la rentabilidad, FlighSafety es un buen negocio, pero no es excelente. El hecho de tener que poner más dinero para poder ganar más es algo que sucede a la mayoría de las empresas. Por ejemplo, nuestra enorme inversión en las utilities reguladas entra dentro de esta categoría. Ganaremos mucho más dinero de ese negocio de aquí a diez años, pero tendremos que invertir miles de millones para conseguirlo.

 

Vayamos ahora a El Repelente. El peor tipo de negocio es aquel que crece rápidamente, requiere mucho capital para generar ese crecimiento, y al final gana poco o no gana nada de dinero. Piensa en la aerolíneas. Sus ventaja competitiva sostenible ha probado ser ilusoria desde los días de los hermanos Wright (que hicieron el primer vuelo en un avión tripulado de la historia). De hecho, si algún capitalista algo sagaz hubiese estado presente en Kitty Hawk, habría hecho un gran favor a sus descendientes si hubiese pegado un tiro a Orville (Wright).

avión de los hermanos wright en el primer vuelo tripulado

La industria de las aerolíneas tiene una demanda de capital que es insaciable desde que se hizo el primer vuelo. Los inversores han echado enormes cantdades de dinero en una hucha que no tiene fin, habiendo sido atraídos por lo que debería haberlos repelido. Y yo, para mi vergüenza, participé de esta estupidez cuando hice que Berkshire comprara acciones preferentes de U.S. Air en 1989. Cuando ni siquiera la tinta del cheque que firmamos se había secado, la compañía se iba a pique y nuestro dividendo preferente dejó de ser pagado. Pero entonces tuvimos mucha suerte. En uno de las recurrentes, pero siempre equivocadas, explosiones de optimismo por las aerolíneas, tuvimos la portunidad de vender nuestras acciones en 1998 con un considerable beneficio. En la década que siguió a nuestra venta la compañía se fue a la bancarrota. Dos veces.

 

Para resumir, piensa en tres tipos de cuentas de ahorro. La grandiosa cuenta con un interés extraordinariamente alto que aumentará según pasen los años. La cuenta buena que te pagará interés también sobre los nuevos ingresos que hagas. Por último, la cuenta repelente que paga un interés inadecuado y que te pide que vayas añadiendo dinero a esa misma rentabilidad decepcionante.

Conclusión:

Ante semejante lección de Warren Buffett, haría algún comentario, pero la verdad es que no tengo mucho que añadir, pues no creo que pueda aportar nada que lo supere. Por eso, en vez de dar mi opinión, te ofrezco la posibilidad de leer más sobre See´s Candies, leer las 50 mejores frases de Warren Buffett, o ver las frases de Warren Buffett sobre inversión y sexo.

Si te ha gustado este artículo puedes regalarme un click en los iconos de redes sociales de abajo, puedes poner un enlace a este artículo desde otras webs, o puedes dejar un comentario.

2 Comments

  1. Buenas noches:

    Muchísimas gracias por el artículo y la traducción de la carta anual de Warren Buffet. Sin duda muy interesante para todos los que intentamos sacar buenas rentabilidades localizando buenos negocios. ¿Dónde habrá más See`s Candy? ¡¡jeje!!

    Un saludo.

    • Muchas gracias Alberto.

      A ver si tenemos suerte y encontramos nuestra See´s Candies, pero si fuera fácil, Buffett no sería Buffet 😉

      Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *