Irving Kahn, el mayor inversor de la historia

Posted by on Jul 5, 2014 in Análisis fundamental | 9 comments

Irving Kahn es el mayor value investor de la historia. Esto se debe a que Irving Kahn era el más longevo de todos los inversores en valor pues, a pesar de haber nacido en 1905, siguió en activo hasta febrero de 2015, cuando murió a los 109 años de edad. Por su dilatadísima experiencia en Bolsa y su conocimiento del value investing debido, entre otras cosas, a haber sido discípulo de Benjamin Graham, merece la atención de cualquier persona menor de 108 años. Por ello, en este articulo vamos a ver una pequeña biografía de Irving Kahn y unaspinceladas de cómo ha aplicado el value investing a lo largo de su vida.

Biografía y vida de Irving Kahn

Irving Kahn comenzó su carrera en el mundo bursátil en 1928 trabajando como asistente de trading en el parqué de la Bolsa de Nueva York para una pequeña compañía llamada Hammerschlag, Borg & Co. Tras sólo una semana en el parqué rodeado de gente a la que consideraba como loca, suplicó que le trasladaran al departamento de investigación.

Además de este trabajo, Kahn también trabajaba por las noches y los fines de semana para una de los mayores brokers de ese momento, H. Hentz & Co. En su tiempo libre se dedicaba a deambular por la sede de Hentz llamando a las oficinas que tenían la luz encendida. En una de estas veces un contable contestó y atendió a Irving Kahn. Kahn pidió al contable ver las mayores pérdidas y ganancias de los clientes del broker. Mientras miraba la lista de ganancias hubo algo que le llamó la atención, había un cliente que casi no tenía pérdidas y sí muchas ganancias. Se trataba de la cuenta de Benjamin Graham. Fascinado por encontrar a alguien que invertía de forma tan prudente y rentable, Irving Kahn investigó sobre Benjamin Graham y descubrió que trabaja en su mismo edificio.

Pronto, Kahn se convirtió en asistente de Graham, ayudándolo en sus famosas clases en la Columbia University’s business school. Según Kahn, la principal lección que aprendió de Benjamin Graham fue resistir la tentación de hacer una operación para ganar dinero rápido: “La mayor parte del tiempo pasaba de operar. No hacía nada salvo que pensara que la posibilidad de ganar dinero era mayor que la perdida en el caso de estar equivocado“.

Kahn siguió su propio camino tras aprender de Graham, y se convirtió en una de las primeras personas en hacer un examen CFA (Chartered Financial Analyst). Cuando ya tenía 74 años, decidió fundar lo que ahora se conoce como Kahn Brothers Group Inc. junto con sus hijos Alan y Thomas.

Irving Kahn sigue ayudando a sus hijos dando ideas y, por supuesto, sigue invirtiendo en bolsa. Se suele decir que el porcentaje de tu cartera en acciones deber salir de restar tu edad a 100. Por esa regla de tres, Irving Kahn debería tener todo su dinero en efectivo o en bonos. Aun así, la mitad de sus activos están en acciones, pero nunca ha invertido con dinero prestado o apalancado. “Si tienes mucho efectivo, puedes acertar o equivocarte, pero no tendrás que preocuparte“.

Irving Kahn value investing

La disciplina ha sido una de las claves del éxito de Kahn, que, como decía, todavía trabaja 5 días a la semana. Además, lee de forma voraz, lo que incluye dos periódicos cada día y diferentes revistas y libros, especialmente sobre ciencia y mantiene el mismo objetivo desde hace muchos años: “saber más sobre la acción que estoy comprando que la persona que la está vendiendo“.

¿Y qué hace que viva tantos años y tan bien? Irving Kahn explica que: “millones de personas mueren cada año por malos hábitos, por su falta de sabiduría y de capacidad para controlar sus impulsos“.

El value investing según Irving Kahn

La líneas generales del value investing son comunes para todos los inversores, y se podría resumir en comprar algo por debajo de su valor. Sin embargo, cada inversor aplica el value investing de forma diferente.

En el caso de Kahn no sigue los pasos de Benjamin Graham en lo que se refiere a diversificación, y prefiere invertir en un número de compañías reducido que conoce bien y en las que cree que hay potencial, al igual que Warren Buffett.  Además, Irving Kahn no se pone límite en cuanto al tiempo en el que mantener unas acciones. En su opinión, el tiempo medio para recoger los frutos de una inversión es de entre 3 y 5 años, pero una de las claves de su éxito es la paciencia, lo que quiere decir que puede mantener acciones de una empresa por muchos más años.

Sin embargo, no todo son similitudes con Buffett. Kahn mantiene un enfoque del value investing tradicional, más centrado en encontrar empresas infravaloradas que empresas de calidad o en crecimiento. Por ejemplo, Kahn confiesa que él nunca habría invertido en acciones de Coca-Cola o de Gillette (Procter & Gamble) dos de la mejores inversiones de Warren Buffett.

En cuanto a su forma de encontrar ideas de inversión, se basa en dos pilares: 1. mirar las empresas en mínimos de 52 semanas y 2. leer el The Wall Street Journal en busca de empresas e industrias con problemas. Ante esta forma de buscar ideas, no cabe duda de que hay tener una personalidad fuerte para aplicar el value investing.

Conclusión:

Irving Kahn es de la escuela clásica del value investing. No podría ser de otra forma cuando fue asistente de Benjamin Graham y nació tan sólo 11 años más tarde.

Por otra parte, Kahn es otro ejemplo de las avanzadas edades que alcanzan los inversores en valor como comenté en el post de Philip Carret y, lo que es más importante, las buenas condiciones en las que llegan a esas cifras. Sin ir más lejos, Kahn participó en un estudio sobre longevidad del Albert Einstein College of Medicine.

Si te ha gustado este artículo puedes dejar un comentario, o compartir este enlace en otras webs y redes sociales.

Fuentes del artículo: The Wall Street Journal, ValueWalk y Basehitinvesting.

9 Comments

  1. Gracias por la historia de otro gran inversor. Increíble la frescura mental con la que se mantiene!

    • Es sorprendente como tantos inversores en valor se mantienen tan bien a edades tan avanzadas.

  2. Te sacas cada historia de abuelos cebolletas, je, je, je.

    Anda que menudo pillo para “localizar” a Graham. Así cualquiera, con información privilegiada :D.

    Bromas aparte, muy interesante el artículo. Ahora tendremos que mirar cuántos de nosotros pasamos de los 100, jejejeje. 😉

    Un abrazo

    • De los 100 me parece que aquí pocos jajaja.

      Las historias de los abuelos cebolletas me encantan. Han pasado por todo y a estos cosas como Gowex no se le cuelan. Hay mucho que aprender de ellos.

      Un abrazo.

      • Me refería a cuantos llegaremos a los 100, jejejeje, me expresé mal.

        Y si, son un libro abierto “de más de 100 páginas”, si me permites la metáfora.

        Un abrazo

  3. Últimamente (años), me gusta leer las biografías de los inversores-especuladores. Me dan una visión mas amplia de la economía que muchos artículos de la prensa económica.
    Ellos han vivido crisis, engaños, booms …. Y salieron airosos después de arruinarse varias veces, de forma que no hay que ndirse ante crisis como la del 1992 (guerra) , 2000(tecnológicas) , 2007(ladrillos), 2014(gowex), sino recordar que la mayor fuerza esta en la voluntad de ser diferente y deseo de superarse a si mismo.
    Y la conclusión que saco es que hay que invertir eliminando el riesgo a arruinarse. Puede que salga bien, o mal, pero no me puede quitar el sueño el reto de las inversiones.

    Un saludo
    J

    • SaldMuy buena reflexión J. Todos estos inversores que han pasado por tantas cosas que son un referente y gente a la que prestar atención. Como dices, han pasado por decenas de situaciones difíciles y las han superado y seguramente ya no se les cuelan muchas más.

      Saludos.

  4. Te agradezco el post especialmente, aunque la mayoría de tus lectores lo conoceremos, un repaso sobre todo de sus principios y su filosofía te deja embobado leyendolo.
    Irving los tenía muy bien puestos no solo por la forma de buscar oportunidades sino por saber mantenerse fiel a sí mismo con lo que ha llovido desde que empezó; nunca se asustó por retos intelectuales, todo lo contrario.
    Chapeau por Irving. Descanse en paz.
    Un abrazo LancasterGate, hoy estamos de luto.

    • Es una pena su muerte, pero no cabe duda de que ha vivido una vida intensa, plena y larga. Por suerte, nos deja un legado de mucho valor que tenemos que aprovechar.

      Un abrazo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *