Cómo gestionar el dinero y el ahorro

Posted by on Sep 9, 2015 in Emprendedores | 6 comments

En casa de mi madre todavía hay dinero que guardaban mis abuelos en su casa. Son pesetas que ya no valen nada, no sólo por que ya no es una moneda de curso legal, sino porque, aunque lo fueran, han perdido todo su valor. Dudo que tengan algún valor numismático, así que valen cero. Sin embargo, en su día sí tuvieron bastante valor, y si cuentas todos los paquetitos de monedas que guardaban, seguramente habría una cantidad aceptable para aquella época. Todo esto tenía algo muy positivo, y es que, en su día, este ahorro suponía un colchón para mis abuelos si pasaban por problemas económicos. La parte mala es que nada de ese ahorro ha pasado a las siguientes generaciones. Bueno, ha pasado, pero ya no vale nada.

Por suerte, mis abuelos, que trabajan los dos, hicieron sacrificios en una época difícil hasta tuvieron el valor de emprender en más de una ocasión (mi abuela no sólo trabajaba,  sino que también montó un negocio), también hicieron alguna pequeña inversión inmobiliaria con lo que pudieron ahorrar. No son inversiones que hayan hecho rica a la familia, ni mucho menos, pero sí que sirvieron para que, entre otras cosas, el valor de ese ahorro no se perdiera.

Ahorrar está bien. Está muy bien, y es algo básico para invertir y conseguir la libertad financiera, pero ahorrar y acumular el dinero sin más no nos lleva muy lejos. Por eso, vamos a ver un fragmento del libro de Raimón Samsó, El Código del Dinero, con comentarios míos.

Administrar el ahorro y la inversión

Hablemos del ahorro.

 

Déjame decirte que ahorrar es deseable pero no es una estrategia que pueda solucionar una economía. «Vivir del ahorro» es una receta obsoleta y que ya no funciona en nuestros días, fue un buen consejo en el pasado pero no lo es en nuestros días. ¿Cuántos ricos conoces que lo sean por invertir en una libreta de ahorro? Para la generación anterior, ahorrar tenía sentido porque antes de los años setenta del siglo pasado los ahorros no sufrían elevados índices de inflación. Permite que introduzca un término tan poderoso como el interés compuesto (aumenta el ahorro exponencialmente), y es la inflación compuesta (disminuye el ahorro exponencialmente).

Un ejemplo claro de este problema es lo que explicaba de mis abuelos. Y seguramente suceda algo similar con tu familia, si tuvieron la oportunidad de ahorrar. Es más, también lo vemos nosotros. Yo con cinco duros hacía maravillas comprando chucherías, y ahora cuando compró algo para mis familiares más pequeños con el equivalente en céntimos de euro, me da para un triste chicle. De hecho, si hubiera ahorrado el puñado de dulces que compraba con cinco duros para gastarlos ahora, habría hecho el tonto. Como diría Warren Buffett, habría sido ahorrar sexo para cuando fuese viejo.

Los ahorradores de hoy pierden el juego del dinero.

cómo administar el dinero

Cuando en el mundo no había inflación, ahorrar era una buena opción, pero desde que convivimos con la inflación, lo que pueda pagarte el banco se lo come la pérdida de valor del dinero año tras año. Te lo demostraré con la «Regla del 72», que es un sencillo cálculo para ver en cuantos años duplicarás una suma ahorrada. Sólo tienes que dividir 72 entre el tipo de interés que recibes. Si mi banco me paga el 2%, entonces 72 + 2 = 36 años. Independientemente de la cifra que haya ahorrado, necesitaré 36 años para duplicarla. Demasiado lento. Hagamos más números, imagina que depositas un euro en tu banco, el cual podría pagarte el 3% de interés anual compuesto. ¿Cuánto crees que tardarás en convertir ese euro en un millón de euros? Yo hice el cálculo, la friolera de 468 años. Demasiado tarde, ni los hijos de los hijos de mis hijos lo verían.

 

No digo que no reserves parte de tus fondos para posibles contingencias (te sugiero guardar una reserva para cubrir un año), digo que elegir el ahorro como estrategia para alcanzar la riqueza es un engaño. Ahorra hasta reunir el dinero requerido para invertir en un activo. Es decir, la cuenta de ahorro es un destino provisional para tu dinero.

Aquí coincido con el autor. Ahorrar está bien. Ahorrar dinero y guardarlo para crear un fondo de seguridad está muy bien, y ahorrar para invertir es básico. Pero ahorrar y apilar el dinero no tiene mucho sentido.

Para los que piensan en el mercado inmobiliario, a la fecha de escritura de este libro, expresaré mi opinión con una metáfora: «la fiesta ha terminado» y por mucho, mucho, tiempo. Aquellos que creyeron que «se harían ricos comprando una casa» al venderla por «un a fortuna», habrán aprendido una lección: nadie se hace rico por comprar una casa.

En la época de mis abuelos fue al revés. Así que resultó ser una inversión interesante. Los pisos valían poco y la recuperación de España tras la guerra y el baby boom les ayudó. Ahora todo ha cambiado.

Los humanos sufren periódicamente una «fiebre del oro» contra la que carecemos de vacuna. Después de tantas burbujas que han pinchado, la codicia humana no escarmienta.

 

¿Qué queda entonces? ¿En qué invertir? Vayamos a lo que sí funciona: invierte en ti, en tu propio negocio personal. ¿Hay otra cosa más controlable por ti? Tu trabajo es buscarle «trabajo» a tu dinero, y puesto que imagino que te costó ganarlo, pon tu dinero a trabajar duramente para ti en tus propios negocios. Crea tus activos, colecciónalos.

 

Los ricos saben que su riqueza no proviene de un empleo, ni de los ahorros en el banco (ya sean depósitos, acciones, fondos de inversión), sino de crear activos que generan flujo de caja ilimitados. Tienen su receta: su propio sistema de ingresos múltiple.

Como te puedes imaginar, aquí ya coincido menos. Lo de crear un sistema por tí mismo con el que vendas cosas o servicios y conseguir ingresos sin mover un dedo está muy bien. Es más, está genial, pero no todo el mundo vale para algo así y, aunque se sea muy bueno, no le sale bien tampoco a todo el mundo. En este fragmento del libro no se habla de este sistema, pero se hace más adelante. Seguramente creando un sistema que trabaje para ti conseguirás el objetivo más rápido que invirtiendo en acciones, y quizá con un importe mucho mayor, pero yo creo que es más probable conseguirlo con acciones, aunque lleve más tiempo.

Dejan la especulación para los especuladores.

 

Dejan el ahorro para los ahorradores.

 

Dejan el comercio para los comerciantes.

 

Dejan el puesto de trabajo para los trabajadores.

 

Dejan las apuestas para los apostadores.

 

Lo que los ricos hacen es crear activos que les rentan flujos de caja, fijos o variables, pero duraderos en el tiempo. Siempre ha sido así y seguirá siendo así. Los ricos lo son porque eligieron ser ricos. Porque tienen un plan específico para conseguirlo. ¿Y tú, tienes el tuyo?

Conclusión:

En mi caso, el plan se basa, sobre todo, en las acciones, que no es exáctamente de lo que va el libro. Al fin y al cabo, cumple con todos los requisitos. Y, además de eso, lo disfruto. ¿Qué me gustaría crear un sistema con el que yo no tuviera que hacer nada? Pues seguramente sí. Aun así, me dedicaría a hacer cosas, pues hasta de estar tirado en la playa te puedes aburrir. Pero creo que crear el tipo de sistema que se menciona en el libro es más difícil que conseguir el mismo objetivo con la inversión en Bolsa. Al menos, en mi caso, pues yo me lo paso bien analizando empresas y estudiando sobre inversión.

En cualquier caso, coincido totalmente con la idea sobre el ahorro, y me parece buena idea buscar sistemas para conseguir ingresos por otras vías, aunque no creo que sea algo que esté al alcance de todo el mundo, no creo que deba ser la única vía de ingresos, ni que deba sustituir a la inversión en Bolsa.

Puedes comprar el libro El Codigo del Dinero pinchando aquí.

Si te ha gustado este artículo, puedes hacer click en los iconos de redes sociales de abajo, poner un enlace a este post desde otras webs o dejar un comentario.

6 Comments

  1. El ahorro si que me parece algo necesario, pero creo que es mas un medio que un fin.

    Estoy de acuerdo en que el fin debería ser crear activos. Y el ahorro te puede ayudar a crearlos.

    Me gusta bastante el libro de Raimón Samsóm. Me lo leí hace un tiempo y me pareció una buena adeptación de la ideología de Kiyosaki, tamizado a tiempos actuales y al español.

    ¡Saludos!

    • Bien visto. Sí que podríamos decir que es una versión adaptada a España de lo que plantea Kiyosaki.

      Saludos.

  2. Estoy de acuerdo con todo lo que dice en el libro sobre crear activos y ahorrar. Este libro cambió mis creencias sobre el dinero. No sabía lo que eran ingresos pasivos ni libertad financiera y desde entonces ese es mi objetivo. Es un libro muy recomendable para aprender lo que no te enseñan en la escuela sobre finanzas personales.

    • Hola Juan Manuel.

      Así es. Como decía Javier, es similar a Kiyosaki, y leer algo así es muy bueno para despertar de la oscuridad que hay sobre finanzas personales y comenzar a estudiar y trabajar en ellas.

      Saludos.

  3. No conocia el libro, coincido en que se parece a Kiyosaki, lo de nuestro sistema educativo es algo muy insidioso, parece pensado para que los niños y adolescentes desconozcan aspectos muy importantes de la realidad, a mi por lo menos leer ” padre rico padre pobre ” me abrio los ojos, y aunque es un libro pequeño y que a veces parece escrito por un charlatan, para mi fue un cambio total, y este libro tambien podria haber tenido el mismo efecto.

    • Coincido en que en todos los casos hay un regusto de charlatán. Sin embargo, también es cierto que sus ideas son bastante buenas, al menos, para salir de ese pensamiento general sobre nuestras finanzas. Entendiendo que hay cosas posiblemente inpracticables, todos estos libros me parece muy buejos para empezar y cambiar la mentalidad.

      Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *