¿Es un buen momento para invertir en Bolsa? Por favor, no pregunte

Posted by on Abr 1, 2015 in Análisis fundamental, Formación Bolsa | 12 comments

En el mundo de la inversión en Bolsa nos pasamos muchísimo tiempo debatiendo sobre si estamos ante un buen mercado o no, si la Bolsa va a seguir subiendo o bajando, o todo lo contrario. Miramos datos, gráficos, indicadores, repasamos la historia y, aun así, parece que todavía nadie a conseguido predecir de forma constante y constante qué hará el mercado. 

No niego que a mi me gustaría saberlo, y tampoco niego que también le dedico algo de tiempo para tratar de hacerme una idea de por dónde van los tiros. Tampoco se trata de vivir en la ignorancia, pero eso no quita para que piense que, si me encuentro con una buena empresa a un precio atractivo, decida comprar, aunque la cosa pinte fea en general.

Y como a casi todos nos gustaría saber qué va a hacer el mercado, mucha gente suele preguntar a la gente que admira qué va a pasar en Bolsa. Y precisamente a esto le dedica un capítulo Peter Lynch en su libro Un Paso Por Delante de Wall Street.

¿Es éste un buen mercado? Por favor, no pregunte

Siempre que doy un discurso, durante el turno de preguntas, siempre hay alguien que se levanta y pregunta si estamos en un mercado bueno o malo. Por cada persona que pregunta si la empresa de neumaticos Goodyear es una empresa sólida o si está a buen precio a estos niveles, hay cuatro personas que quieren saber si el toro está vivito y coleando o si vamos a ver la cara del oso (el toro representa al alcista, y el oso al bajista). Yo siempre contesto que la única cosa que sé sobre predecir mercados es que cada vez que me ascienden en el trabajo, el mercado baja. En cuanto estas palabras salen de mis labios, alguien se levanta y pregunta para cuando espero un ascenso.

 

Obviamente, tú no necesitas ser capaz de predecir qué hará la Bolsa para ganar dinero con las acciones, o de lo contrario, yo no habría ganado dinero. He estado sentado justo aquí, enfrente de mi monitor Quotron en algunas de las peores caídas, y no podría haberlas previsto con antelación, ni aunque mi vida dependiese de ello.  En mitad del verano de 1987 no avisé a nadie, y mucho menos a mi mismo, de la bajada de 1.000 puntos que venía.

el crash de 1987 en Bolsa según los periódicos

No fui el único que falló en avisar. De hecho, si a la ignorancia le gusta la compañía, estuve cómodamente rodeado por una enorme multitud de famosos videntes, pronosticadores y de otra gente que tampoco lo vio. “Si tienes que hacer pronósticos” dijo un inteligente pronosticador “hazlos a menudo”.

 

Nadie me llamó para informarme de un inmediato colapso en octubre, y si toda la gente que dijo que lo había pronosticado hubiese vendido sus acciones, la Bolsa habría bajado esos 1.000 puntos mucho antes debido a una enorme masa de inversores vendedores informados.

 

Cada año hablo con ejecutivos de miles de compañías, y no puedo evitar oir de diferentes gold bugs, discípulos del tipo de interés, observadores de la Reserva Federal y a místicos de las medidas fiscales ser nombrados en el periódico. Miles de expertos que estudian indicadores de sobrecompra, indicadores de sobreventa, figuras hombro-cabeza-hombro, ratios put-call, la política monetaria de la FED, la inversión extranjera, los movimientos de las constelaciones en los cielos y el musgo en los robles no pueden predecir con una consistencia que resulte útil, más que los videntes del Imperio Romano podían informar a los emperadores del ataque de los Hunos. 

 

Nadie avisó tampoco antes de la debacle en el mercado de 1973-74. En la Universidad aprendí que la Bolsa sube un 9% al año, y desde entonces nunca ha subido un 9% en un año, ni he encontrado una fuente fiable que me diga cuánto subirá, o simplemente si subirá o bajará. Todas las principales subidas y bajadas han sido sorpresas para mí.

 

Como la Bolsa está muy relacionada con la economía en general, una forma que la gente usa para trata de predecir al mercado es predecir la inflación y las recesiones, los booms y las depresiones y la dirección de los tipos de interés. Es cierto que hay una maravillosa correlación entre los tipos de interés y la Bolsa, pero ¿quién puede predecir los tipos de interés con la regularidad suficiente para que sea rentable? Hay 60.000 economistas en Estados Unidos, muchos de ellos trabajando a tiempo completo tratando de predecir recesiones y tipos de interés, y si pudieran hacerlo de forma exitosa dos veces seguidas, ahora serían millonarios. Se habrían retirado y vivirían en Bimini, donde pasarían el día bebiendo ron y pescando. Pero hasta donde yo sé, siguen teniendo un trabajo por cuenta ajena, lo que debería decirnos algo. 

Entre julio de 1981 y noviembre de 1982 hubo recesión. Realmente, éste fue el momento más terrorífico que recuerdo. Los inversores profesionales más sensatos se preguntaban si deberían retomar sus habilidades de caza y pesca, porque pronto vivirían en el campo recolectando bellotas. Este fue un periodo en el que tuvimos un desempleo del 14%, una inflación del 15% y un 20% de tipo de interés, pero tampoco recibí ninguna llamada avisando de que esto iba a suceder. Después de que sucediera salió mucha gente anunciando que ellos los habían estado esperando, pero al menos, a mi nadie me lo dijo.

previsión cotización Bolsa

Entonces, en el momento de mayor pesimismo, cuando 8 de cada 10 inversores habrían jurado que nos dirigíamos a los 1930s, el mercado rebotó con venganza, y de repente todo estaba bien con el mercado.

La penúltima preparación

No importa cómo hemos llegado a la última conclusión financiera, parece que siempre estamos preparándonos para la última cosa que ha pasado, en lugar de lo que va a pasar. Esta “penúltima preparación”es nuestra forma de reconciliarnos con el hecho de que no vimos ver llegar la última situación. 

 

El día siguiente a que el mercado se hundiera el 19 de octubre, la gente empezó a preocuparse porque el mercado iba a hundirse. Ya se había hundido y habíamos sobrevivido (a pesar de que no lo habíamos predicho) y ahora nos petrificaba que se repitiera. A aquellos que se salieron del mercado para asegurarse de que no se les quedara cara de tonto la próxima vez que bajara el mercado, se les quedó cara de tonto cuando el mercado subió. 

predicciones en Bolsa

Lo más gracioso de todo esto es que la siguiente vez nunca es como la vez anterior, así que no podemos prepararnos de ninguna forma. Eso me recuerda al concepto Maya del Universo.

2.000 años depsués seguimos buscando señales en el pasado de las amenazas del futuro, pero esto se debe sólo a que no sabemos qué amenaza buscamos. No hace mucho la gente se preocupaba porque el petroleo iba a bajar a 5 dólares por barril y tendríamos una depresión. Dos años antes de eso, la gente estaba asustada porque el petróleo podía subir a 100 dólares el barril y tendríamos un depresión. Antes tenían miedo porque la oferta de dinero crecía muy rápidamente. Ahora están asustados porque crece muy lentamente. La última vez que nos preparamos para la inflación, tuvimos depresión, y después, al final de la depresión, nos preparamos para más depresión, y tuvimos inflación. 

 

Algún día habrá otra recesión, que será muy mala para la Bolsa, en vez de inflación, que también es muy mala para la Bolsa. Quizá ya haya habido alguna recesión en el tiempo que pase mientras escribo esto y se publica. Quizá no tengamos ninguna hasta 1999 o 1994, ¿Me estás preguntando a mi?

Conclusión:

Aunque tengan estilos de inversión diferentes, lo cierto es que la mayoría de los inversores en valor tienen ideas muy similares en lo que al timing y la predicción de mercados se refiere. Si pudiésemos preguntar a Warren Buffett, Charlie Munger, al propio Peter Lynch, o a otros value investors, seguramente nos dirían que ellos se dedican a buscar valor, y no a predecir el mercado. Sin embargo, también es posible que, en algunas, ocasiones se adelanten la mercado sin tratar de hacerlo. Es famosa la historia de Buffett devolviendo el dinero a los inversores cuando no encontraba ninguna inversión interesante. Al fin y al cabo, aunque los inversores en valor no traten saber qué hará el mercado, cuando no encuentran oportunidades de inversión, no sería raro pensar que la Bolsa puede bajar pronto. Y al revés, cuando las oportunidades se acumulan, es probable que la Bolsa termine por subir pronto. 

¿Supone esto una forma de predecir el mercado fiable? No lo creo. Coincido con Lynch en muchas de las cosas que dice. Él pone ejemplos del momento en el que escribió Un Paso por Delante de Wall Street, pero se puede aplicar al presente. Si la FED sube los tipos, la Bolsa bajará y volveremos a tener recesión. Si no los sube, tendremos inflación… al final nos pasamos toda la vida igual. 

En mi caso, no sé qué hará la FED, y una vez que lo haga, tampoco puedo predecir qué sucederá, aunque pueda parecer evidente. Por eso prefiero seguir buscando empresas de calidad a precios razonables.

Puedes comprar el libro Un Paso por Delante de Wall Street pinchando aquí.

Si te ha gustado este artículo puedes regalarme un click en los iconos de redes sociales de abajo, dejar un comentario, o poner un enlace a este artículo desde otras webs.

12 Comments

  1. Muy muy bueno el artículo!!

    Saludos

    • Gracias Stang. Mérito de Lynch 😉

  2. Gracias LancasterGate, muy oportuno éste artículo ahora que la FED es el centro de atención de los mercados, aquí nos muestra Lynch que después de unas décadas, esta vez NO es diferente.
    De lo que trata el post, depende mucho de las formas de inversión que se usen como bien indicas, si todo se basa en valores individuales parece ser que ayuda a centrar el objetivo, pero si se usan instrumentos diversificados, quizás el superar máximos historicos ya debe poner las orejas de punta.
    Un abrazo crack¡¡

    • Gracias Luis.

      Así es, incluso acertando lo que va a hacer la Bolsa puede ser inútil, si terminamos invirtiendo en empresas que lo van a hacer mal, y al revés.

      Un abrazo.

  3. Gran artículo y bien traído en estas fechas con el mercado subiendo como un cohete.
    Al final hay se trata de encontrar valor en un negocio, yo a día de hoy veo compra clara Arcelor, en mínimos de 10 años, se dice pronto.

    • Muchas gracias Graham.

      La verdad es que yo llevo años viendo a Arcelor bastante interesante, pero parece que no era así. Y todavía hoy me parec que Arcelor está interesante, pero a saber…

  4. El “mercado” hara lo que le de la gana sin importar las previsiones de ningún experto. Lo que pasa es que cuando leemos algún diario económico de esos de color salmón, o incluso en algunos portales, todo son previsiones y más previsiones. De todo tipo y color, lo que lleva que al final hay alguno al que le toca acertar y se convierte en el nuevo gurú de los mercados.
    Un saludo

    • Exactamente. El mercado hará lo que quiera, y lo que mejor, suele querer algo diferente a los que todo el mundo espera.

      Saludos.

  5. Interesante entrada. Mi opinión es que si se sabe qué se compra y por qué se compra, casi siempre es buen momento para comprar…

    Un saludo,
    dineroyotrosvicios.blogspot.com

    • Coincido con la idea. En algunos momentos seguramente se reduzcan mucho las opciones de compra, pero siempre suele haber algo interesante. Lo difícil es encontrarlo.

      Saludos.

  6. Muy bueno el artículo!

    • Gracias José Luís. Me alegro de que te haya gustado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *