Desarrollo económico a largo plazo

Posted by on Oct 6, 2014 in Estrategia Buy&Hold, Inversión a largo plazo en Bolsa | 5 comments

Desarrollo económico a largo plazo

A largo plazo, tanto la economía como la Bolsa siguen la misma dirección, y esa es la ascendente. Al menos, eso es lo que explica André Kostolany en su libro El Arte De Reflexionar Sobre El Dinero.

Para entender cómo la Bolsa y la economía llevan la misma dirección, Kostolany pone el ejemplo de un perro (la Bolsa) y su dueño (la economía). En el camino de un perro y su dueño al parque, en ocasiones el perro se adelanta a su dueño para jugar con algo, poco después vuelve con él, y al rato se queda atrás olisqueando algo. En cualquier caso, y aunque el perro y el dueño lleven ritmos diferentes, siguen el mismo camino. Con este ejemplo en mente podemos entender mejor lo que dice André Kostolany en El Arte De Reflexionar Sobre El Dinero en el capítulo llamado:

El desarrollo económico a largo plazo

Me gustaría volver de nuevo a mi ejemplo del perro y su dueño. Esto demuestra que la economía y la Bolsa andan en paralelo. Sin embargo, al igual que ocurre con el perro y su dueño, la economía y la Bolsa siguen, a largo plazo, la misma dirección. Las cotizaciones de las acciones no pueden subir constantemente si no crecen también la economía y los beneficios de las empresas. Una acción de Microsoft General Motors o de IBM no habría llegado a ser lo que es hoy si detrás no hubiera motivos fundamentales. Por lo demás, el perro se adelantaría tanto que llegaría un momento en que su dueño lo perdería de vista. Quien haya conocido un perro sabe que, este amigo de cuatro patas, siempre vuelve.

Del mismo modo ocurre con la Bolsa. Japón es un buen ejemplo. Durante dos décadas las cotizaciones se habían alejado de los datos económicos fundamentales y de los beneficios de las empresas. Aunque estos últimos habían subido de forma continua, no podían mantener el ritmo de las cotizaciones de las acciones. En 1990 el perro se dio cuenta de que se había adelantado demasiado, y en un momento en el que nadie contaba con ello, se produjo el gran descenso. El índice Nikkei se encuentra hoy un 50% por debajo de su mu máximo histórico.

La Bolsa, pues, no puede separarse de la economía durante mucho tiempo. Por este motivo, el especulador debe analizar y observar con exactitud la situación económica de un país y hoy, en la época de la globalización, también la mundial. Pero cuidado, lo decisivo no es el desarrollo del pasado, sino el del futuro. Si la economía se encuentra libre de trabas para poder crecer, la Bolsa subirá a pesar de las trayectorias de las cotizaciones a largo plazo. El resultado es que las cotizaciones suben con más frecuencia de lo que bajan, lo que aumenta enormemente los grandes beneficios del especulador. Por esta razón, muchos jugadores bursátiles han obtenido beneficios en los últimos años. Cuando las cotizaciones suben de forma casi constante, se producen más fases al alza que a la baja, con transacciones a corto plazo. A pesar de ello, no se debe presumir. Lo único seguro es que los beneficios de la mayoría de los jugadores son peores de lo que habrían sido si hubieran mantenido, durante años, los primeros títulos que compraron.” 

Comentarios

Resulta curioso ese último comentario pro Buy&Hold en una persona que se autodenominaba especulador como André Kostolany. Es cierto que, por la actividad que desarrollaba en sus últimos años, paso a considerarse inversor en lugar de especulador, pero aún así, puede sorprender, aunque lo que dice es muy razonable.

Más allá de cómo se denominaba Kostolany a sí mismo, hay mucho sentido común (y experiencia) en sus palabras. Como suelo decir, habrá gente que gane haciendo muchas operaciones a corto plazo, pero también es cierto que la mayoría de las personas que realizan muchas operaciones (especialmente los que dicen ir a largo, pero terminan yendo a corto por la sobreestimulación) tienen peores resultados de los que habrían tenido de no haber hecho nada, es decir, de comprar y mantener.

Por otro lado, Kostolany rebate el típico argumento de los contrarios a la estrategia Buy&Hold, que no es otro que Japón. Un especulador como Kostolany explica perfectamente el problema de Japón, y es que las cotizaciones se alejaron de forma exagerada de las cotizaciones. Comprar y mantener no es comprar y olvidarse, y la mayoría de los inversores B&H tienen algún conocimiento de análisis fundamental. No puedo decir que yo habría vendido todo en esa situación, pues hay que vivirlo para demostrarlo, pero no creo que nadie que invirtiera por fundamentales comprase acciones en un momento en el que las cotizaciones estaban tan por encima del valor de las empresas.

Por último, creo que es importante destacar, además de la brillante parábola del perro y su dueño que sigue otro camino dando vueltas por la calle y parándose en los bancos, la idea de que la Bolsa sigue la misma dirección que la economía a largo plazo y que ahí, la economía tiende a crecer. Por tanto, si a largo plazo la economía crece, también lo hará la Bolsa.

Esta idea del crecimiento de la economía me parece importante, además de para aprovecharlo y estar en Bolsa, para rebatir también a quienes dicen que la Bolsa es un juego de suma cero. Es evidente que la economía crece, que se producen cosas, que, a largo plazo, el bienestar mejora. Ante esto, no tiene mucho sentido decir que la Bolsa es un juego de suma cero, pues la economía crece y las empresas se aprovechan de ello (y colaboran a su crecimiento). Para que yo gane en Bolsa no es necesario que tú pierdas. Y para que tú ganes no tengo que perder lo yo. Lo bueno de esto, es que todos podemos ganar y no vamos unos contra otros. Sí, siempre hay alguien que pierde, y siempre podemos hacer malas operaciones, pero para que alguien gane no es necesario que alguien pierda.

Conclusión:

Puedes comprar El Arte de Reflexionar Sobre El Dinero pinchando aquí.

Si te ha parecido un artículo interesante puedes regalarme un click en los iconos de redes sociales de abajo, dejar un comentario, o compartir el enlace a este artículo en otras webs.

5 Comments

  1. Excelente, brillante e instructivo post!

    Kostolany es el arquetipo de especulador pero el sentido común que exhala de sus escritos es de una naturaleza muy profunda. Da gusto reflexionar con él.
    En cuanto al comentario sobre b&h ( del que soy un fiel seguidor) su reflexión y su experiencia lo dicen todo, así que habrá que tomar buena nota de ello ( yo ya lo hago 😉
    Un abrazo,

    • Así es. Da gusto leer a gente como Kostolany con quien, a pesar de no coincidir con su estrategia, se puede aprender muchísimo. Sus libros y su escritos pueden ser por cualquier persona a la que le interesen la Bolsa y las inversiones, pues muchas de las cosas que dice se pueden aplicar en diferentes estrategias.

      Un abrazo.

  2. Gracias LancasterGate.
    Podrías explicar si para prácticar buy&hold es mejor desde tus conocimientos comprar valores individuales, ¿No sería mejor indexarse y así poder “olvidarse”?.
    Para alguién que no tenga tiempo o no sepa analizar valores con cierta garantía: (Sé que no te gusta, pero es un ejemplo que no tomaré como una recomendación);¿recomendarías fondos de gestión activa o fondos de gestión pasiva para tenerlos en cartera varias decadas?, no hace falta entrar en detalles de timming o evoluciones sectoriales respecto a ETFs, me interesa tu respuesta a un nivel general.
    Muchas gracias por adelantado. Confío en la gestión activa y creo que se puede batir al mercado, aunque sean pocos los que lo consigan.
    Saludos crack.

    • Hola Luis.

      Sí que me parece buena idea indexarse y mantener. Es más, en B&H seleccionando empresas sí que es necesario hacer el seguimiento de la cartera, si replicas índices, salvo catástrofe en un país o que seas muy bueno con el timing (difícil), no es necesario casi seguimiento. En ese caso sí que podríamos hablar de Buy&Forget.

      Como decía, me gusta la idea de indexarse, aunque me gusta más seleccionar mis acciones. Eso no quita para que crea que es compatible seleccionar acciones y comprar ETFs que replican índices. Para el caso que comentas de alguien que no tiene tiempo o capacidad de análisis, me parece mejor indexarse que seleccionar acciones.

      En cuanto a los fondos, no me gustan mucho. De hecho, la mayoría de ellos no baten a sus índices de referncia, por lo que los ETFs, además de tener menos comisiones, son más rentables por lo general. A un inversor inexperto no le recomendaría fondos, ni de gestión pasiva, ni de gestión activa, aunque parezca lo lógico que alguien inexperto deje sus inversiones en manos de un profesional. Y pienso eso porque, incluso aunque el inversor elija un fondo que bata al mercado a largo plazo, es posible que, si no tiene experiencia, entre en los peores momentos y salga en los mejores. Paramés solía decir que cuando más dinero salía de Bestinver era el mejor momento para comprar, y cuando más entraba el peor. También puede pasar eso con un ETF, pero los buenos fondos (o al menos los value) suelen tener menores rentabilidades en los momentos de euforia, de forma que seguramente un inversor se ponga más nervioso con un buen fondo que no bate al mercado en un momento en el que todo el mundo gana dinero fácil, que con el ETF. En todo caso, me estoy metiendo en cuestiones psicológicas.

      Resumiendo, lo que yo haría para un inversor con interés en analizar empresas: gestión activa + posibilidad de indexarse. Para un inversor sin tiempo o interés: indexarse. Ya sabes, es mi opinión, no una recomendación 😉

      Saludos.

      • Muchas gracias por tu gran respuesta, está llena de sensatez y la comparto 100%.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *