Disfrutar del proceso y el esfuerzo

Posted by on Sep 12, 2015 in Inversión a largo plazo en Bolsa, Pensamiento | 10 comments

Disfrutar del proceso y el esfuerzo

A veces me llegan comentarios e emails de gente que sufre o que se angustia por invertir a largo plazo. Además, también veo por qué palabras llega la gente al blog, así que, aunque con sesgos, me puedo hacer una idea general del estado de ánimo o de qué pasa por la cabeza de algunas personas. Últimamente está entrando bastante gente preguntándose cómo soportar la inversión a largo plazo.

Yo invierto a largo plazo. De hecho, casi todas las acciones que compro son con la intención de no venderlas. Además, invierto por fundamentales basándome, en gran parte, en el value investing. Lo hago porque creo que es una buena forma de ganar dinero, pero, especialmente, porque lo disfruto. Creo que tengo que estar agradecido porque tengo la suerte de que me gusta uno de los estilos de inversión más rentable a largo plazo, por diviertirme analizando empresas y por no tener prisa por ver a mis empresas subir.

Sí, casi todos deseamos tener beneficios rápidos. Llevamos la cultura del pelotazo dentro de nosotros, es casi inevitable. Sin embargo, como tantas otras cosas “que nos pide el cuerpo”, no tiene por qué ser bueno. Vale, si mañana me toca la lotería lo celebraré como un loco y me llevaré una alegría enorme (va a ser difícil porque, salvo en Navidad, no juego a la lotería), pero hay cientos y cientos de casos de personas que, o han perdido todo lo que han ganado al poco tiempo o, además de ello, no han sido felices.

Al final, todo en la vida es un proceso, y no hay una meta final que diga “la felicidad”, así que, o disfrutamos del proceso, o estamos tirando el tiempo. De hecho, disfrutar el proceso es algo que nos hace felices.

El lagarto que necesitaba esforzarse para ser feliz

Martin Seligman, director del departamente de psicología de la Universidad de Pensilvania, cuenta una anécdota sobre la importancia de disfrutar el proceso. No es un estudio, pero viniendo de alguien como él, la anécdota tiene mucho valor. El siguiente texto es una traducción de sus palabras explicando la historia:

lagarto feliz por el esfuerzo

Al profesor de la universidad Dr. Julian James le habían regalado un lagarto mexicano como mascota de laboratorio y el lagarto se estaba muriendo porque no podíamos entender qué alimentación darle: matamos moscas, pero no le gustaban, hicimos una mezcla de mangos y papayas, pero tampoco se lo comía, le ofrecimos una comida china y tampoco, el lagarto estaba atontado. Un día Julian entró y le ofreció al lagarto su comida, que era un sándwich de jamón, y el lagarto siguió como estaba. Julian continuó su trabajo y a la hora de la comida abrió el New York Times, y cuando había acabado la primera parte la dejó encima del sándwich de jamón, y fue entonces cuando el lagarto, que estaba al otro lado de la habitación, vio esto, se levantó, caminó hasta la mesa, saltó e hizo pedazos el New York Times y se comió el sándwich de jamón. En esta anécdota hay un mensaje importantísimo: y es sobre los atajos. Los lagartos – este tipo de lagarto – ni comen ni copulan a menos que hayan usado los puntos fuertes más importantes que les ha dado la evolución. Y nosotros también somos así: no creo que podamos tener gratificación por atajos.

Así que, en vez de quejarnos porque nuestras acciones no suben, porque tenemos que esforzarnos en analizar empresas, porque tenemos que aprender cosas nuevas para poder invertir en Bolsa con éxito, deberíamos estar agradecidos. Sí, queremos ganar dinero ya, y yo estoy seguro de que si me tocaran unos cuantos millones de euros haría un montón de cosas interesantes y me lo pasaría muy bien, pero también tendría que buscar otro camino que recorrer.

En el post sobre Isaac Asimov y cómo internet iba a cambiar la educación, Asimov decía que teníamos que dedicarnos a aprender y a estudiar siempre, y yo lo comparto totalmente. Estar en el mundo para quedarse igual no tiene sentido, y supone desaprovechar una gran oportunidad (y más en estos momentos). Por eso, invertir a largo plazo tiene que ser visto, además de como una forma de mejorar nuestra vida financiera, como una forma más de mejorar nuestra vida en general. Es cierto que no a todo el mundo le gusta la inversión y que hay gente que invierte, simplemente, para que su dinero no pierda valor, pero me imagino que si has llegado hasta este punto del artículo, a tí sí que te suscita algún interés.

Al final, y generalizando mucho, es bueno y necesario que ciertas cosas nos supongan un esfuerzo. ¿Te imaginas jugar un partido de fútbol y que el equipo contrario se metiera dos goles en propia puerta en los primeros minutos? ¿para qué vas a correr una maratón si el resto de corredores ni han entrenado? Y la falta de esfuerzo también se refleja en nuestro cuerpo. Si no fuerzas los músculos (sin pasarse) se te atrofian y dan dolores. Es más, hasta los huesos se debilitan si no fuerzas los músculos un poco. Cuando los astronautas llegan de la estación espacial internacional no están para muchos trotes, pues sus músculos y sus huesos se han debilitado (se calcula que pierden un 1% de masa ósea al mes y un 20% de su masa muscular en una semana) debido a la falta de esfuerzo que supone la ingravidez. Y no hablemos ya de no forzar el cerebro… al fin y al cabo hay decenas de ejemplos.

Conclusión:

Aunque todos queramos hacernos ricos rápido, disfrutar del proceso y el esfuerzo que hacemos para tratar de conseguir la libertad financiera, aunque lleve mucho tiempo o no se consiga, es algo que debemos disfrutar. Es más, es algo que, aunque no lo parezca (quitando los casos de personas con problemas económicos) nos hace disfrutar.

Puedes leer más artículos sobre psicología financiera pinchando aquí.

Si te ha gustado este artículo puedes regalarme un click en los iconos de redes sociales de abajo, dejar un comentario, o poner un enlace a este artículo desde otras webs.

10 Comments

  1. Hola LancasterGate,

    Gran artículo! Tambien me impactó la historia del lagarto después de leer a Seligman. Te había visto comentando en otros blogs y el tuyo había pasado por debajo del radar.

    Tienes nuevo suscriptor sustituyendo al Inversor Prudente (y aunque vuelva,que espero que sí, también) :)

    Salu2 Cordiales

    • Hola Josep.

      Bienvenido al blog 😉 Me alegro que lo hayas descubierto con un post de tu gusto.

      Saludos.

  2. Muchas gracias por el articulo, ha sido de gran interés para mí, a partir de ahora tendré presente el disfrutar del camino.

    • Gracias Joaquín. Me alegro de que te haya gustado.

  3. Quizás, una de las razones por las que aquellas personas que son agraciadas con un premio de la lotería, terminan con el mismo dinero con el que empezaron, es porque han necesitado de esforzarse para conseguirlo.
    Yo disfruto mucho con el camino, a pesar de tener días malos y días buenos, pero en el camino está el verdadero éxito, aunque sea al final cuando nos sentemos a disfrutar.
    Un abrazo.

    • Seguramente esa es una causa importante. Lo que fácil viene, fácil se va, o como dicen en inglés, easy come, easy go. Además, si a eso le sumamos la incultura financiera que abunda, el resultado sólo puede ser uno.

      Un abrazo.

      • Pero incultura en los dos sentidos. Yo conozco casos de:

        Si me toca un millón de euros en la lotería me compro un ferrari… que no podré mantener.

        Si me toca un millón de euros en la lotería no me puedo retirar porque mi ritmo de vida es 4.000 € / mes y con eso no me llega. Pero si es más de lo que hubieras ganado trabajando…

        Disfrutar del camino es parte del juego. Si sólo te importa el fin lo mejor es buscar una estrategia sencillita y con buenos resultados tipo BogleHead o similar. Igual no obtienes resultados tan buenos pero tampoco te amargarás en el camino.

        Un abrazo,
        Czd

      • Pues sí. Para quien no disfrute de la inversión seguramente sea mejor idea buscar estrategias pasivas. Al fin y al cabo, si no disfrutas algo, es difícil que lo hagas bien.

        Un abrazo.

  4. Hombre, yo creo que el invertir, si uno empieza, le acaba gustando. Y a quien no le guste, que invierta y se olvide, que es una de las mejores estrategias. Pero invertir hay que invertir, qué manera de tirar nuestro tiempo y nuestro trabajo si no invirtiésemos. Por mucho acumulado que tuviésemos, nuestro flujo de caja sería cero!

    Saludos Lancaster,

    Mucho Invertir

    • La verdad es que cuando pienso en eso de trabajar y no ahorrar e invertir se me ponen los pelos de punta. Es una pena que laguien renuncie así a su libertad.

      Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *