Cómo mejorar ¿Qué hacen los mejores?

Posted by on Nov 22, 2014 in Análisis fundamental, Formación Bolsa | 4 comments

Cómo mejorar ¿Qué hacen los mejores?

Uno de los objetivos que tengo marcados es mejorarme continuamente. No sólo mejorarme en el mundo de la inversión, sino en todo, ya sea sintiéndome mejor conmigo mismo, sentirme mejor con los demás, aprender cosas nuevas, mejorar mi inglés, mejorar físicamente y mi salud, etc.

Recientemente leí un artículo de Farnam Street, que en realidad es un fragmento del libro Talent is Overrated: What Really Separates World-Class Performers from Everybody Else by Geoff Colvin (que en español significa: El talento está sobrevalorado: lo que realmente separa a los que consiguen magníficos resultados de todos los demás, de Geoff Colvin) sobre qué hacen los que son los mejores en lo suyo para llegar a serlo.

Qué hacen los mejores que el resto del mundo no hace

“Los mejores se observan a sí mismos con mucha atención. Son capaces de mirarse desde fuera, monitorizar lo que está pasando en sus mentes y preguntarse cómo van las cosas. Los investigadores llaman a esto metacognición -conocimiento sobre tu propio conocimiento, pensar sobre tus propios pensamientos. Los mejores en su campo hacen esto de forma mucho más sistemática que los demás; es una pieza más de su rutina. 

La metacognición es importante porque las situaciones cambian con el paso del tiempo… Un empresario excelente puede hacer una pausa mental y observar su propio proceso mental desde fuera…  ¿Me estoy dejando llevar por las emociones? ¿Necesito una estrategia diferente en este caso? ¿Cuál sería?

… Los mejores en su campo se juzgan a ellos mismos de forma diferente al resto de la gente. Son más específicos al juzgarse, de igual forma que son más específicos cuando establecen sus metas y sus estrategias. Los que obtienen resultados normales se conforman con haberlo hecho muy bien, normal o mal. Los mejores, sin embargo, se juzgan a sí mismos utilizando estándares relevantes para lo que quieren conseguir.  Otras veces comparan sus resultados con el mejor resultado que ellos mismo han conseguido; otras veces se comparan con los resultados del competidor con el que se enfrentan o que con el que esperan enfrentarse,otras veces se comparan con el que obtiene los mejores resultados en su campo…

… si te has exigido a ti mismo de forma apropiada y te has evaluado de forma rigurosa, identificarás errores que has cometido. Una parte muy crítica de la autoevaluación es decidir qué ha causado esos errores. Los que no obtienen grandes resultados piensan que los errores fueron causados por factores externos: mi oponente tuvo suerte, la tarea era demasiado difícil, no tengo las dotes naturales para esto… Los mejores, sin embargo, creen que ellos mismos son responsables de sus errores. Ten en cuenta que esto no es una diferencia en su personalidad o en su actitud. Recuerda que los mejores se han autoimpuesto metas específicas y estrategias para alcanzarlas; han pensado y planeado cómo intentar conseguir lo que quieren. Así que, cuando algo no funciona, pueden relacionar ese fallo con algo que de lo que han hecho…

… Como los mejores siguen procesos claramente diferenciados desde el principio, pueden tomar buenas decisiones sobre cómo adaptarse. Esto quiere decir que sus ideas sobre cómo ser mejor la próxima vez suelen funcionar… Se enfrentan al trabajo con metas y estrategias más específicas, ya que sus experiencias previas fueron, en esencia, un test sobre metas y estrategias y son más propensos a creer en su propia eficacia, ya que sus análisis tan detallados son más efectivos que los análisis vagos y sin especificar de la media. Así que su propia eficacia les da la motivación tan importante para presionarse, coger fuerza y auto reforzarse de forma permanente.”

Conclusión: 

La idea de Geoff Colvin no es nueva. Arístoteles ya dijo que “Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto. Es un hábito.” Y esa idea es la que también transmite el autor del libro. Los mejores no son mejores porque son así, sino porque se hacen ser así. 

Otra cosa que me gustaría destacar de las palabras de Geoff Colvin es la idea de reconocer e identificar nuestros propios errores. Esforzarse, para luego pensar que si no lo conseguimos o que los errores del proceso son algo ajeno a nosotros es algo completamente inútil. Es muy importante forzarse a pensar qué hemos hecho mal y qué necesitamos mejorar, por mucho que los factores externos o incontrolables hayan influido.

Si te ha gustado este artículo puedes hacer click en los iconos de redes sociales de abajo, poner un enlace a este artículo desde otra web o dejar un comentario.

4 Comments

  1. A ti te encanta el interés compuesto…¿Sabes que funciona en todo en la vida? Si cada vez te esfuerzas un poco más, consigues más la próxima vez, lo digo por tu afán de superación.
    Los buenos son buenos por que reconocen sus errores y tratan de evitarlos en la próxima situación, eso es equiparable en todo en la vida, la inversión o el Trading, el amor, el trabajo…
    Yo soy muy crítico con mis actos y procuro limar mis defectos, no se si conseguiré la excelencia, pero si sentirme mejor por haberlo dado todo.
    Un abrazo.

    • Así es, el interés compuesto funciona en todo, y un esfuerzo o mejor continua hace que, de hacerlo de forma constante, el crecimiento termine siendo mucho mayores.

      Lo de los errores es clave. Si cometemos errores pero no los analizamos, vemos nuestra responsabilidad y tratamos de aprender de ello, los errores serán un gasto. Sin embargo, si aprovechamos los errores para mejorar, los errores serán una inversión. Como dices, exigiéndonos seguramente no consigamos la excelencia, pero si mejorar y sentirnos mejor.

      Un abrazo.

  2. Gran post LancasterGate,

    hace poco escribí sobre algo parecido en nuestra web. Quizás sea de tu interés y del resto de lectores:

    http://www.autorizadored.es/como-mejorar-cada-dia-un-1-puede-cambiar-tu-vida/

    Espero que tengáis una buena semana!

    • Gracias Roberto. Tu artículo es muy interesante. La idea de tratar de mejorar ese 1% que se comenta puede ser la clave del éxito.

      Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *