Warren Buffett en 1959, primeras cartas a los accionistas

Posted by on May 15, 2014 in Análisis fundamental | 12 comments

Warren Buffett en 1959, primeras cartas a los accionistas

Tras aprender de Benjamin Graham (autor de El inversor inteligente) Warren Buffett siguió su propio camino y en 1956 fundó Buffet Associated LTD. y Buffet Partnerships LTD. con las que gestionaba unos 300.000 dólares que, obviamente, invertía principalmente en Bolsa. Ya entonces escribía la clásica carta a los accionistas y hoy vamos a ver una de las primeras de su vida, la que escribió en 1959 hablando del año anterior. En esos momentos Buffett hacía value investing del puro y original y buscaba acciones infravaloradas sin tener en cuenta otros factores. Por entonces no era dueño de Berkshire Hathaway ni conocía a Charlie Munger, pero ya podemos ver ideas que Buffett ha repetido durante más de 50 años, como es que sus mejores años son aquellos en los que la Bolsa no lo hace bien.

Creo que es muy interesante ver qué pensaba Buffett hace más de 50 años, cómo ha evolucionado y como, también, ha mantenido ideas inamovibles a lo largo de todo este tiempo.

La traducción a continuación es propia.

La Bolsa en 1958

Un amigo mío que lleva un fondo de inversión de tamaño medio escribió recientemente lo siguiente: “el característico temperamento cambiante de los americanos ha producido un gran movimiento en 1958 y la palabra “exuberante” sería, como mínimo, la adecuada para definir al mercado este año“.

Creo que esto resume el cambio en la psicología dominante en el mercado en 1958, tanto en el caso de los amateurs como en el de los profesionales. Durante el año pasado casi cualquier razón se ha aceptado para justificar la “inversión” en Bolsa. Hay, sin duda, mucha más gente con un temperamento y humor cambiante ahora mismo en el mercado que en los últimos años y su permanencia en Bolsa dependerá de por cuánto tiempo crean que será posible obtener beneficios rápidamente y sin esfuerzo. Aunque es imposible determinar por cuanto tiempo esta gente ganará dinero y, por tanto, cuánto durará la subida, sí se puede decir que, cuanto más tiempo se queden, mayor será después la reacción (es decir, la caída).

No pretendo predecir lo que hará la Bolsa -mis esfuerzos se centran en encontrar acciones infravaloradas. Sin embargo, sí que pienso que la creencia general del público de que es imposible no ganar dinero en Bolsa llevará a ésta a tener problemas. Si esto sucede, los precios, pero no el valor intrínseco de las acciones, incluso de las infravaloradas, se verán sustancialmente afectadas.

Resultados de 1958

En mi carta del año pasado decía:

Nuestros resultados deberían hacerlo, en comparación con el mercado, mejor en un mercado bajista por lo que, teniendo esto en cuenta, deberíamos deducir que nuestros resultados deberían ser mejores que el resto el año pasado. En un año en el que el mercado suba con fuerza, estaría muy satisfecho si somos capaces de igualar sus resultados“.

La última frase describe el tipo de año que tuvimos en 1958 y mi previsión resultó ser acertada. El Dow Jones avanzó de 453 a 583 puntos y, tras añadir dividendos de unos 20 puntos, dio un retorno general del 38,5%. Los cinco fondos que operamos a lo largo del año obtuvieron de media una rentabilidad superior al 38,5%. Basado en su valor de mercado al final de ambos años sus ganancias fueron de entre el 36,7% y el 46,2%. Teniendo en cuenta el hecho de que gran parte de los activos están invertidos en acciones que se benefician muy poco de un mercado fuertemente alcista, creo que estos resultados son razonablemente buenos. Sigo pensando que nuestros resultados estarán por encima de la media en mercados bajistas y seguirán la mercado lo máximos posible, cuando éste suba.

Una situación típica

Para que entiendas mejor nuestra forma de operar, creo que sería bueno repasar nuestra actividad en 1958. El año pasado me referí a nuestra mayor posición en varios de nuestros fondos que supone entre el 10% y el 20% de estos. Destaqué que para nosotros era bueno que la acción bajara o se quedara plana (¿os acordáis del post de Warren Buffett y los inversores siemprebajistas?) para que pudiéramos adquirir más acciones. Por esta razón, esta compañía seguramente nos frenaría en un mercado alcista.

Esta compañía era Commonwealth Trust Co. En el momento en que empezamos a comprar ésta tenía un valor intrínseco de 125 dólares por acción, siendo conservadores. Sin embargo, por una buena razón, no paga dividendos a pesar de que sus beneficios son de unos 10 dólares por acción y, debido a ello, cotiza a un precio de sólo 50 dólares. Así que aquí tenemos un banco bien gestionado, con capacidad de generar beneficios y con un gran descuento con respecto a su valor intrínseco. La dirección fue muy amigable con nosotros cuando comenzamos a invertir y el riesgo de pérdida es realmente mínimo.

Commonwealth era propiedad, en gran parte, de un banco mayor (Commonwealth tenía unos activos de unos 50 millones de dólares… la mitad del tamaño del First National o del U.S. National en Omaha) que llevaba años tratando de fusionar las empresas. Se evitaba esta fusión por razones personales, pero era evidente que esta situación no se prolongaría de forma indefinida. Por tanto, teníamos una combinación de: 1. Una compañía defensiva. 2. Valor sólido que crece de forma consistente. 3. Evidencias de que este valor sería descubierto, llevase un año o llevase diez. Si sucediera en 10 años, seguramente el valor se habría compuesto y podría ser de, digamos, 250 dólares.

En el plazo de un año hemos tenido el éxito de conseguir alcanzar un 12% de acciones del banco a un precio medio de 51 dólares por acción. Obviamente nos ayudó mucho que el precio se mantuviese “dormido” durante este tiempo. Nuestras acciones incrementaban su valor según aumentaba nuestra participación, especialmente cuando nos convertimos en el segundo mayor accionista con capacidad de voto suficiente para que se nos consulte sobre cualquier propuesta de fusión.

Commonwealth sólo tiene unos 300 inversores y, probablemente, cruza órdenes unas dos veces al mes (¿ y os acordáis de este post? invertir en acciones poco líquidas), así que, seguramente puedas entender por qué digo que la actividad de la Bolsa no suele afectar mucho en el precio de nuestras acciones.

Por desgracia, nos encontramos alguna competencia en nuestras compras y el precio subió a 65 dólares donde ni compramos ni vendemos. Pequeñas órdenes de compra pueden crear cambios en el precio de esta magnitud en una acción inactiva, lo que explica la importancia de no tener filtraciones en nuestros movimientos.

A lo largo del año detectamos una oportunidad especial donde nos podíamos convertir en los principales accionistas en una empresa a un precio atractivo y vendimos nuestras acciones en Commonwealth a un precio de 80 dólares por acción.

Es obvio que podríamos seguir sentados pacientemente sobre una acción de 50 dólares y estaría feliz en ese caso, pero nuestro resultado con respecto al mercado habría parecido bastante pobre. El año en el que una situación como la de Commonwealth en la que afloremos beneficios de esta forma será siempre fortuito. Por ello, nuestros resultados en un sólo año no podrán explicar, para nada, nuestro resultado en el largo plazo. Sin embargo, pienso que un programa de inversión en acciones tan infravaloradas ofrece la más segura rentabilidad en el largo plazo.

Podría decir que el comprador de esta acción a 80 dólares espera salir al cabo de unos años. Sin embargo, el margen no es el mismo a 80 dólares con un valor intrínseco de 135, que a 50 con un valor de 125 y pienso que nuestro capital está mejor invertido en la acción que ha reemplazado a Commomwealth. Esta nueva inversión es mayor que la anterior y representa el 25% de nuestra cartera (Warren Buffett y la diversificación). Aunque la acción no está tan infravalorada como otras que llevamos, somos los principales inversores y esto supone una ventaja sustancial en la capacidad de determinar la duración de la infravaloración de la empresa. En este caso en concreto estamos virtualmente seguros de una rentabilidad mejor que la del Dow Jones en el periodo en el que mantengamos las acciones.

La situación actual

Cuanto más sube la Bolsa hay menos acciones infravaloradas y estoy teniendo problemas en encontrar las inversiones adecuadas. En estos momentos preferiría aumentar el porcentaje de activos invertidos, pero es difícil encontrar oportunidades.

En la medida de lo posible, estoy tratando de crear oportunidades comprando grandes posiciones en varias compañías infravaloradas. Esta política debería llevarnos a mi previsión anterior, batiremos al mercado en periodos bajistas o laterales y tendremos una rentabilidad normal en mercados alcistas. Espero ser juzgado teniendo en cuenta esto. Si tienes alguna duda, siéntete libre de preguntar.

Conclusión:

No cabe duda de que Buffett era ya un genio de la inversión. Hay cosas en las que ha evolucionado, como es en la inversión en empresas de gran calidad y no sólo compañías infravaloradas, en parte, gracias a Munger, pero hay otras que no se cansa de repetir, pues lleva más de 50 años diciendo que en los mercados fuertemente alcistas no lo hace bien.

En estos últimos años hay quien dice que Buffett ha perdido su toque, que ya no bate al mercado, pero es que el propio Buffett lleva más de 50 años diciendo que en una Bolsa fuertemente alcista lo hace algo peor. Por tanto, que estos años no esté batiendo al mercado y sus justificaciones no son nuevas y, el pobre (o no) lleva más de medio siglo repitiéndolo y, aun así, todavía no se han enterado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Si es así puedes ayudarme con un +1 en Google Plus, un tweet, un comentario o compartiendo el enlace con otras personas.

12 Comments

  1. En tres palabras: jamón de bellota.
    Todo lo que sea exponer la filosofía inversora de este gigante (llámese cartas a los accionistas, entrevistas…) es de agradecer. Por todo ello ¡chapeau, Lancaster!
    Un fuerte abrazo,

    • Gracias sumaysigue.

      Cada palabra de este hombre es oro para cualquier inversor, o mejor jamón de bellota como dices, que está más rico y Buffett no es muy amigo del oro.

      Un abrazo.

  2. Gracias por este articulo,interesante como todas,un saludo

    • Muchas gracias felorio.

      Saludos.

  3. Hola,

    Primero de todo, enhorabuena por tu blog Lancaster, es una delicia leerte.

    Respecto al artículo de Buffet. Cuando habla de las acciones de Commonwealth, ¿podemos deducir que las compró a un PER de 5?

    Muchas gracias.

    • Muchas gracias Aprendiz.

      Según se desprende de la carta de Buffett el PER sería de 5 como dices, pues el precio es de 50 y el beneficio por acción es de 10.

  4. Muy interesante, como siempre. Eso sí, me ha sido una sorpresa que vendiera tan rápido, haciendo una operación así a medio plazo. Lo tenía por un “talibán” del value investing 😉

    Saludos!

    • Esa debe ser una de las evoluciones de Buffett con el tiempo. Cada vez es más proclive a la inactividad, de hecho se acerca mucho al Buy and Hold.

  5. Gran artículo, LancasterGate.

    Gracias por tomarte la molestia de traducir a Buffett. Sé por experiencia que lleva su tiempo. 😉

    Un saludo.

    • Gracias Paco.

      Leer y traducir a Buffett siempre es un placer aunque, como bien sabes, lleva tiempo.

      Saludos.

  6. Muy interesante, es agradable poder leer una carta a los inversores en castellano

    • Gracias Álvaro. Seguramente veamos más cartas y documentos interesantes de Buffett y otros maestros en el blog.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *