Resultados y expectativas: ganar perdiendo y perder ganando

Posted by on Abr 26, 2014 in Análisis fundamental | 4 comments

Resultados y expectativas: ganar perdiendo y perder ganando

Muchas veces, a la hora de invertir en Bolsa (y en otras muchas cosas) las expectativas creadas nos hacen alejarnos de lo que debería ser nuestro foco, los resultados, y esto sucede en todos los campos.

Seguro que todos los que leéis este blog habéis hecho un examen alguna vez y habéis tenido (o habéis sido) al típico compañero que siempre sacaba dieces pero después del examen decía que le había salido mal. También los había sinceros y, si les había salido bien, lo decían. Por supuesto también los había que sacaban notas buenas en general, los que iban a por el cinco y los que no aprobaban nunca.

Vamos a pensar ahora que los estudiantes son las empresas cotizadas, los exámenes son los resultados empresariales y lo que dicen después del examen las expectativas. Las expectativas empresariales dependen de los que digan los analistas, pero se basan, en gran parte, en lo que dice la empresa en su última presentación de resultados(lo que dice el alumno después del examen) y en su historial. Hoy vamos a ver el caso de las empresas que obtienen buenos resultados, pero no llegan a lo que se esperaba (el alumno que saca buenas notas pero que esperaba sacar más) y el de las empresas que sacan un aprobado raspado o suspenden, pero que consiguen más nota de lo que esperan. El que siempre decía que iba a suspender y acababa sacado un 10 no tendrá sitio en este post, pues todos sabíamos (y los analistas también lo saben con las empresas) que iba a sacar muy buena nota y no le hacíamos caso, así que nos vamos a centrar en los alumnos que son sinceros tras el examen y las compañías que son sinceras en cuanto a sus expectativas.

Perder ganando

Este caso se da en los buenos alumnos que sacan buenas notas sistemáticamente pero que, en algún examen, no alcanzan la nota que esperaban. Posiblemente la nota haya sido muy buena, pero se esperaba más, así que nos deja un mal sabor de boca. En las empresas sería aquella que mejora su beneficio, su cashflow y su balance, pero que no alcanza los niveles que los analistas esperaban. A pesar de conseguir unos muy buenos resultados y de ser una compañía excelente, el mercaso está decepcionado y baja la cotización de la empresa.

Un ejemplo claro y reciente es el de los resultados de Google presentados en abril de 2014. Google ha incrementado sus ingresos en un 22% (no está mal, ¿no?) pero el día de la presentación de resultados la acción bajó un 5%. El caso de Google no es al 100% válido porque se enfrenta a pequeñas incertidumbres por el uso de los móviles, etc.

Ganar perdiendo

Aquí tenemos al alumno que suele sacar ceros y un día saca un 4 o el que está siempre en la cuerda floja y aprueba un examen. El estudiante que hemos visto antes ha sacado mejor nota, pero éste tiene la sensación de haber conseguido un gran logro y, sí, lo mismo sucede con las empresas.

Hay compañías que pierden dinero por un tubo y todos esperan que lo siga perdiendo pero si algún trimestre/año pierde menos de lo esperado, la acción reacciona muy fuerte al alza a pesar de los malos resultados, simplemente porque ha mejorado las previsiones. Seguro que se os ocurren muchos ejemplos de este tipo de compañía.

También tenemos a la empresa en la cuerda floja que a veces gana dinero y a veces pierde. Si no se esperan beneficios y acaba consiguiéndolos, la acción subirá por muy pobres que estos hayan sido.

¿Por qué sucede esto?

Creo que con el ejemplo de los estudiantes queda claro. Por algún motivo, muchas veces nos importa más cumplir con nuestras expectativas que el resultado obtenido. El buen estudiante que saca una nota aceptable se irá a su casa triste y el de los ceros que consigue un 4 seguro que se va de copas.

Lo que sucede con las empresas se parece, pero es más profundo. Es habitual que si una empresa no cumple con las previsiones baje, aunque el resultado haya sido bueno y al revés. Sin embargo, existen más factores. Puede ser que las previsiones no se cumplan porque los márgenes han comenzado a bajar y parece que seguirá siendo así, puede ser que los ingresos y los beneficios hayan crecido pero a costa de un endeudamiento mayor. Y puede haber otros muchos motivos.

En cualquier caso, invertir en buenas empresas cuyo historial es positivo y que, de forma excepcional no cumple con las previsiones, suele ser una buena idea. Por lo general, a las pocas semanas la cotización se ha recuperado y los inversores vuelven a ver la empresa con los buenos ojos que ésta se merece. Esto se debe, entre otras cosas a que una vez presentados los resultados los inversores se olvidan de ellos y vuelven a invertir pensando en las expectativas.

Conclusión:

Si tuvierais que invertir en una empresa que no alcanza las expectativas pero que ha tenido unos buenos resultados con un historial brillante o una que bate las previsiones pero que tiene unos resultados y un historial mediocre, ¿con cuál os quedaríais? La primera bajará y la segunda subirá en el corto plazo, pero yo me quedaría con la empresa de mayor calidad a pesar de no cumplir con las expectativas. Es más, si la compañía cotizara a un precio interesante tras la bajada por no cumplir las expectativas, trataría de acumular más acciones.

Obviamente también se puede ganar dinero con las empresas mediocres, pero es muy importante acertar el timing. En el caso de las buenas empresas, el timing es menos importante y en el largo plazo es mucho más probable ganar dinero.

¿Te ha parecido interesante? Si es así, puedes regalarme un +1 en Google Plus, un tweet, un comentario o puedes compartir la información y el enlace con otras personas.

4 Comments

  1. Buena metáfora, yo era de los que sacaba 7 y me creía que había sacado un 9, salvo excepciones. Saludos

    • Yo sacaba un poco de todo y según la época, así que era más bien como una empresa cíclica.

  2. Mucho tomate,muy complicado de interpretar,la bolsa es sobretodo en el corto plazo,psicología de “masas”.
    De esa volatilidad vivimos los largo placistas.
    Suert.

    • Exactamente. Yo solo pretendo dar una explicación, pero está claro que siempre que sube una acción alguien encuentra un motivo para que sea así y lo mismo cuando baja.

      Como dices, los inversores a largo debemos aprovecharnos de estas oportunidades, que muchas veces surgen tras presentar resultados.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Gowex: resultados y perspectivas 2014 y futuro | Invertir Bolsa y Dinero - […] y las expectativas y nos olvidamos de los hechos. Lo comentaba este fin de semana en el post resultados…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *