Las decisiones son inconscientes: decidimos primero, pensamos después

Posted by on Ago 29, 2015 in Estrategia Buy&Hold, Pensamiento | 11 comments

El otro día escribía sobre si nuestro cerebro está preparado para ser rico. En ese post traduje un artículo de Jason Zweig en el que se habla de neurociencia. En él, lo que Jason Zweig decía (como dicen otras muchas personas) es que gran parte de nuestro cerebro todavía está preparado para vivir en la sabana, y no está adaptado para el mundo moderno que hemos creado.

Como sabrás si lees el blog, aunque me gusta mucho analizar empresas, ver sus cuentas, etc. también me gusta mucho plantearme otras cosas que, aunque quizá no lo parezca en un primer momento, tienen una importancia vital en la inversión. Últimamente he estado leyendo y viendo charlas de John-Dylan Haynes, que es director del Berlin Center for Advanced Neuroimaging. Si no conoces a Haynes, te recomiendo que leas algo sobre él. Y fíjate qué casualidad, voy a hablar de él a continuación.

Uno de los estudios más interesantes de John-Dylan Haynes es uno en el que ha demostrado que tomamos decisiones unos 7 segundos antes de que seamos conscientes de ellas, y unos 10 segundos antes de que las ejecutemos. En este experimento, Haynes utilizó un escaner cerebral con los participantes, y gracias a él pudo predecir con antelación las decisiones que iban a tomar los participantes, gracias a la actividad cerebral inconsciente. Así es como lo explicaron en la revista Nature Neuroscience en abri de 2008:

Muchos de los procesos del cerebro ocurren automáticamente y sin que se involucre nuestra conciencia. Esto ayuda a que nuestra mente no se sobrecargue, pues le ahorra tareas rutinarias. Sin embargo, cuando se trata de tomar decisiones, solemos asumir que las toma nuestra mente consciente. Nuestros descubrimientos cuestionan esta idea.

En el estudio que llevó a cabo Haynes con su equipo, los participantes podían elegir libremente si pulsar el botón derecho o izquierdo de un aparato. Los participantes tenían la libertad de tomar la decisión cuando ellos quisieran, pero tenían que recordar en qué momento sintieron que tomaron la decisión. El objetivo del experimento era descubrir qué sucede en el cerebro en el periodo justo anterior a que la persona sintiese que había tomado una decisión. Los investigadores descubrieron que era posible predecir qué opción iban a elegir los participantes 7 segundos antes de que estos fueran conscientes de su decisión, gracias a las señales del cerebro.

John Dylan Haynes decisiones

A pesar de este sorprendente descubrimiento, Haynes y su equipo apostilla lo que vamos a ver a continuación, así que no te tomes el título del post al pie de la letra:

Nuestro estudio muestra que las decisiones se preparan de forma inconsciente mucho antes de lo que pensabamos. Sin embargo, no sabemos todavía dónde se toma la decisión final. Necesitamos investigar si una decisión preparada por estas áreas cerebrales puede ser reversible.

¿Por qué hay quien invierte a largo plazo, pero vende cuando cae la Bolsa?

Y aunque pueda ser muy interesante, te preguntarás qué tiene que ver todo esto con la Bolsa. Al fin y al cabo, cuando tomamos una decisión de inversión no lo hacemos como en el caso de apretar un boton, sino que lleva un largo proceso previo. Aunque posiblemente en este proceso también influya el inconsciente, ése no es el motivo del post. Como decía, hay muchos artículos y vídeos interesantes de Haynes, y uno de ellos es una entrevista con Eduardo Punset en el programa Redes. Dejo el vídeo al final del post, pero hay una conversación durante la entrevista de Punset a Haynes que quiero destacar, y es ésta:

– Punset: Es fascinante porque, en realidad, lo que sugieres es que todos los conseptos y descubrimientos acerca de la plasticidad cerebral, por ejemplo, tu capacidad de influir, de cambiar tu cerebro y, por lo tanto, de cambiar el mundo, son algo dudoso. No es absolutamente cierto que puedas hacer todo esto.

conciencia de homer simpson

– Haynes: Bueno, yo diría que por supuesto el cerebro puede cambiarse a sí mismo, y cuando creemos que estamos cambiando algo de nosotros mismos, por ejemplo, cuando intentamos dejar de fumar, intentamos hacer más deporte, o algo así, hablamos entonces de un cerebro que se está reprogramando. Pero no es sólo nuestra conciencia la que toma decisiones para cambiar las cosas, sino el cerebro como un todo, y eso no implica sólo la conciencia.

 

– P: Probablemente eso explicaría por qué muchas personas dicen: “Bueno, haré ejercicio media hora cada mañana”. Y luego, sin embargo, más o menos conscientemente, dejan de hacerlo.

 

– H: Pero no funciona.

 

-P: Porque no lo ha aceptado el cerebro.

 

-H: Puedes ver como la fuerza limitada de la consciencia se hará evidente en estas situaciones en las que debemos vencer fuertes tendencias a hacer algo distinto. Por ejemplo, cuando estamos tumbados en la cama, y vemos que necesitamos una fuerte voluntad consciente para levantarnos por la mañana. O, por ejemplo, queremos resistir la tentación de comer algo porque tenemos sobrepeso.

 

-P: Chocolate.

 

-H: O creemos que deberíamos hacer más deporte. En cualquiera de estos casos es como si la conciencia no tuviera apenas fuerza contra estos impulsos inconscientes que tenemos de comer, de ser perezosos, de quedarnos en la cama, etc. Y esa es una manera sencilla de ver cuántas decisiones son tomadas por la actividad cerebral inconsciente.

Aunque Punset y Haynes no hablan de Bolsa, creo que en este fragmento de la conversación podemos entender por qué hay gente convencida de lo bueno que es invertir a largo plazo, o de hacer Buy&Hold, pero cuando bajan un poco las acciones les entra miedo, y venden. Seguramente el inversor sea consciente de todas las cosas buenas que tiene la inversión a largo plazo, de igual forma que es consciente de lo bueno que es hacer deporte y tener una buena alimentación. Sin embargo, hay algo de lo que no es consciente que le empuja a hacer lo contrario. Por ejemplo, en el caso de la alimentación, posiblemente sea que nuestros ancestros tenían escasez de calorías, y nuestro cuerpo está hecho para reaccionar dándonos placer cuando ingerimos alimentos muy calóricos. Sin embargo, hoy en día, el problema no es la escasez, si no el exceso (al menos, en Occidente). Y probablemente pase algo parecido con la inversión. Es cierto que nuestros ancestros no estaban en la sabana comprando y vendiendo acciones (Cazadores de Mamut Corp, Pintores de Altamira S.A. o Recolectores de Frutas del Bosque Inc. podrían haber sido inversiones interesantes) pero el miedo a perder sí que está en nuestra cabeza y puede llevarnos a tomar decisiones equivocadas, aunque seamos conscientes de que, a largo plazo, seguramente ganemos dinero manteniendo las acciones en compañías de calidad. Es probable que este miedo a perder lleve a algunas personas a vender en el peor de los momentos.

Puedes leer más sobre decisiones pinchando aquí, puedes leer sobre el truco de los números y nuestra mente pinchando aquí, y sobre cómo entrenar la mente pinchando aquí.

Si te ha gustado este artículo, puedes regalarme un click en los iconos de redes sociales de abajo, dejar un comentario o poner un enlace a este post desde otras webs.

11 Comments

  1. Con esto de las decisiones cualquier día me pasará lo que al Asno de Buridan, que murió de hambre por no decidirse entre dos tallos de yerba igualmente apetitosos…

    Buena entrada, Lancaster!

    • Jajajajaja. Muy bueno. Todavía me acuerdo cuando me hablaron del burro que moría por no decantarse entre los que comentas.

      Saludos

  2. Muy interesante el post, yo creo que me han hablado ya de Haynes en otras ocasiones, entrenar la fuerza de voluntad (la conciencia) es fundamental, además sus beneficios van mucho mas alla de la bolsa, es curioso cuando participaba en la instruccion en el ejercito en una unidad con fama de muy, muy dura, me di cuenta de que cuando uno cree que ya no puede soportar mas física y mentalmente, se aguanta entre el doble y bastante mas, es algo que me acompaña siempre y que le tengo que agradecer a esos HDLGP, de instructores que tenia, (alguno de mis compañeros penso en suicidarse y mas de la mitad abandonaron).

    En el caso de decisones de inversión escribir la estrategia a seguir, los escenarios posibles, con sus consecuencias y llevar un diario de inversión, con los argumentos por escrito, puede ayudar bastante para no dejarse arrastrar por la marea, aunque viendo un video de Parames, el responde, que directamente se aisla y enciende el ordenador a las seis de la tarde, no lee periodicos ni atiende clientes, basicamente pasa de todo el mundo, menos de sus socios (se supone).

    • Hay veces que los HDLGP vienen muy bien, por muy HDLGP que sean. Como dices, nuestra capacidad de resistencia es mucho mayor de lo que pensamos.

      En cuanto a lo de Paramés coincido plenamente. Guay Spier dice que no toma decisiones con el mercado abierto, y Mohnish Pabrai y su sala para echarse la siesta en la oficina me parece el súmmum. Es una idea muy buena, y seguro que efectiva, pero a ver quien es el guapo que puede justicar hacer lo mismo.

  3. Muchas gracias por publicar entradas referidas a la psicología de la inversión, son de gran interés y utilidad.

    • Muchas gracias Joaquin. Me alegro de que te estén gustando las entradas.

  4. Buenas, me parece muy interesante esta serie de posts donde tratas la psicología.

    Creo que Punset comete un error muy común en todos nosotros. Incluso el Doctor. El cerebro toma decisión antes de que la tomemos. Eso implica que nosotros somos algo diferente al cerebro.

    La frase seria: tomamos las decisiones antes de que seamos conscientes de ellas. Pues las tomamos nosotros.

    A partir de ahí, si hay mecanismos inconscientes que nos ayudan a tomar decisiones rápidas (pensar tiene un coste muy alto), el trabajo no seria de tratar de tomar decisiones cuando las cosas ocurran, sino invertir el tiempo en aprender como tomamos decisiones y ‘reprogramar os’ si una decisión no nos gusta.

    • Este trabajo que estas haciendo me parece muy interesante.

      Tenemos una pequeña paradoja en este mundillo: todos decimos que lo mas importante es la inversión continuada y no vender en malos momentos, pero nadie se está centrando en cómo gestionar psicologicamente la liquidez ni como gestionar los malos momentos.

      En mi opinión es una paradoja que todos llevamos dentro. Si lo mas importante es ser constante y no vender, porque estamos siempre mirando precios y puntos de emtrada que nos den una ‘alta rentabilidad’?

    • Tienes toda la razón. Por buscar otro error común, siempre me ha hecho gracia la gente que habla de un cuerpo sano, y se olvida del cerebro. El cerebro también es cuerpo, y un cuerpo sano incluye cuidar y entrenar también el cerebro. De todas formas, yo creo que, en el caso de Haynes y probablemente Punset, cuando se refieren al cerebro, y no a la mente consciente, o algo similar, se debe, principalmente, a la economía del lenguaje. En todo caso, coincido contigo totalmente en que está mal expresado, y creo deberían expresarlo bien.

      En cuanto a la paradoja, coincido también. Yo prácticamente no miro precios. Cuando más atención les pongo es cuando creo que hay oportunidades de inversión, pues sí que creo que es posible mejorar los resultados si somos capaces de comprar barato. En otros casos no miro los precios nunca, salvo cuando busco información de alguna empresa y Google me los da. Por ejemplo, no recuerdo la última vez que miré el precio de ABF (Primark), a pesar de que es mi primera posición.

      Saludos.

  5. ultimamente he estado leyendo el libro de napoleon hill y mayormente ese libro habla de como superarse a si mismo pensando y haciendo mucha perseverancia pero diria que todo los libros si no me equivoco vienen de pnl(programacion neurolinguistica) que tambien estoy leyendo libros de ellos para poder reprogramar tu cerebro.estan bastante buenos los recomiendo

    • Sí, la PNL se está poniendo muy de moda. A mí me parece algo bastante interesante, siempre que se combine con otras cosas como la acción y el esfuerzo.

      Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *