Emprender es posible: sí se puede

Posted by on Dic 1, 2014 in Análisis fundamental, Emprendedores | 19 comments

Emprender es posible, y lo más importante, emprender con éxito, también es posible. El artículo de hoy es sobre mi experiencia como emprendedor, así que si has llegado a este post esperando leer algo sobre Podemos o Pablo Iglesias por lo de sí se puede, lo siento, no voy a hablar de eso.

Si lees el blog con cierta periodicidad sabrás que hace unos años monté un pequeño negocio. A pesar de todas las dificultades (que no son pocas) que hay para emprender y aguantar con un negocio, conseguí un pequeño gran logro, hacerlo rentable. No me hice millonario ni rico con él, pero sí que me di cuenta de una cosa, por muy difícil que sea o que parezca algo, si se quiere, se puede.

Emprendiendo en el extranjero

Al igual que con la Bolsa, desde niño me gustaba el mundo de los negocios. De hecho, seguramente mi pasión por la Bolsa y el emprendimiento formaban realmente parte de un mismo sentimiento. Siempre había querido montar mi propio negocio, pero nunca había dado el paso.

emprender es posible

Sin embargo, caminando un día por la calle oí a un grupo de gente hablar y me vinieron una serie de ideas a la cabeza. Una de ellas me parecía realmente interesante, pues sabía que tenía mucha demanda en esos momentos y que las empresas que se dedicaban a ello no dejaban muy satisfechos a sus clientes. Aunque muchas veces había pensado en montar mi propia empresa, esta vez lo veía tan claro que sabía que esta era la definitiva.

En esos momentos no vivía en España y tenía un trabajo poco cualificado, pero que me hacía muy feliz. Con la idea en la cabeza y con una decisión en firme, decidí dar el paso hacia adelante. Decidí que cuando empezara con mi negocio tendría que dejar mi trabajo. Algunas personas me recomendaron seguir con él por si la cosa no salía bien, pero yo pensaba que si dependía al 100% de mi negocio, no iba a tener más cojones que conseguir que fuera bien. Además, pensaba que un negocio requería mucha atención y muchas horas (aunque resultó que estaba equivocado, requiere toda la atención y todas las horas).

horas de trabajo a la semana de un emprendedor

Durante los dos meses antes de abrir, mientras seguía en mi otro trabajo, empecé a prepararlo todo para echar a rodar(plan de negocio, etc.). En esos meses me puse al día sobre cómo funcionaba el sector en el que iba a operar y tuve las primeras reuniones con los que esperaba que fueran mis proveedores. Estas reuniones fueron un fracaso. Como decía, por entonces vivía en otro país, no tenía experiencia en el sector, no tenía web de empresa, no tenía tarjeta de visita de mi empresa (de hecho es que todavía no tenía empresa) y, obviamente, no tenía clientes. Lo que sí tenía era un acento extranjero en un país que no era el mío y cara de niño. Así que las reuniones fueron poco productivas. En algunos casos hasta me comprometía hasta a pagar por adelantado a los futuros proveedores, pero ni por esas…

Emprender con 100 euros es posible

Como la cosa no iba para adelante, pero yo tenía claro que tenía que ir para adelante sí o sí, cambié la estrategia (y gracias a Dios que la cambié, porque estaba cagándola sin saberlo). En lugar de reunirme con la gente en persona y sin poder ofrecer nada, decidí hacer una web y contactar a los proveedores por email (y ya por fin, con un email corporativo). No tenía ni la más remota idea de hacer una web. Sin embargo, compré una plantilla en html en una web, me descargué el Dreamweaver, y me puse manos a la obra. El Dreamweaver es una maravilla y ayuda muchísimo para hacer y modificar webs, pero yo no tenía ni idea de html, y para mi era como estar leyendo chino, literalmente.

código html web emprendimiento

Si no sabes de html, la cara que has puesto al verlo es la misma de la mía, ¿pero qué es esto? Tenía que hacerme mi propia web y no sabía ni lo más básico del lenguaje. Sin embargo, llegó la hora en la que había decidido dejar el trabajo, así que pude dedicarle tiempo a la web. De alguna forma milagrosa, empecé a entender algo del código éste y qué sucedía en mi web si cambiaba una cosa aquí o añadía algo allá. Al cabo de unos 20 días, ya tenía algo que daba el pego y que me podía servir para acercarme a los proveedores.

Con mi web y mi email corporativo me puse de nuevo manos a la obra, y esta vez conseguí algunas respuestas positivas. Sin proveedores no tenía nada que ofrecer, pero ahora que había llegado a acuerdos con alguno de ellos, ya podía empezar. Por cierto, estos acuerdos  no tenían nada que ver con lo que yo pensaba al principio. Cuando me reunía con los proveedores les ofrecía cosas que resultaron ser exageradamente ventajosas para ellos, y que no era como funciona en realidad el sector. Por suerte, la cosa no fue bien con ellos.

El caso es que ya tenía proveedores y web, sólo me faltaban los clientes. En el proceso me había gastado unos 100 euros. 10 euros del dominio, 40 euros de la plantilla web y 50 del hosting. Los hostings buenos suelen ser más caros, pero hay buenas ofertas si contratas un hosting por primera vez, así que no tuve que pagar mucho. Internet ofrece una ventaja enorme a los emprendedores, y es que no necesitas una tienda o local para empezar, puedes empezar con una pequeñísima inversión y, si va bien, dar el siguiente paso.

Consiguiendo los pimeros clientes

Sabía que había mucha demanda de lo que ofrecía, así que pensaba que no iba a tener problemas en tener clientes. Sin embargo, si los clientes no saben que existes, por mucha necesidad que tengan no te vas a comer un rosco. Aunque la web me había quedado muy bonita, no entraba nadie (salvo amigos y familia), así que me vi obligado a duplicar la inversión e invertir 100 euros en Adwords. Adwords son esos anuncios que salen cuando haces una búsqueda en Google y te sale publicidad. Yo pensaba que nadie clickaba en ellos, pero estaba muy equivocado.

Con la ridícula cantidad invertida de 200 euros (como dice Mohnish Pabrai, si sale cara gano, si sale cruz no pierdo mucho), los clientes me encontraron y empecé a tener trabajo de verdad. Daba el 101% de mí mismo y, aun así, cometía errores, pues era nuevo en el sector. Sin embargo, los errores se subsanan y se aprende de ellos y, con el paso del tiempo, cada vez hacía mejor mi trabajo.

La cosa empezó a ir bien, así que me volví a España para contratar a alguien y abrir una oficina. La empresa seguía creciendo pero, a pesar de todo el esfuerzo y la ilusión, no me hacía feliz. El sector era muy bueno, y sabía que había mucha demanda, pero no era lo que me gustaba. Cuando algo te gusta, por muchas horas que le dediques, lo disfrutas (dedico muchas horas al blog, pero cuando estoy con él no me doy cuenta del paso del tiempo). Sin embargo, si tienes que estar atento las 24 horas del día a algo que no te gusta, te sientes un esclavo de tu propio trabajo, y yo quiero ser libre, no un esclavo.

Como por suerte el negocio iba bien, tuve la oportunidad de venderlo. Como decía al principio, no me hice rico, pero para una inversión minúscula de sólo 200 euros (sin tener en cuenta todos los gastos a los que nos obliga la Administración por la excesiva burocracia, entre otras cosas) el rendimiento fue enorme, además hay que tener en cuenta que aunque no tenía sueldo fijo, ganaba dinero, y que pude pagar el salario de varias personas.

Conclusiones:

Con este artículo no pretendo animar la campaña que hay pro-emprendimiento en España. No todo el mundo tiene por qué ser emprendedor y emprender no es la solución a todos los problemas. Lo que quiero transmitir con este artículo es que puedes conseguir tus objetivos, sean los que sean.

Cuando les dije a mis jefes y compañeros de trabajo que iba a dejarlo para montar mi propio negocio no sólo se asombraron, sino que me dijeron que era imposible. “¿Cómo vas a montar tu una empresa de eso, si ya hay grandes compañías que lo hacen?“. Éstas y otras frases similares fueron las que me dijeron (algunos, no todos). Y fíjate que sí que pude. Había grandes empresas que lo hacían, pero también había hueco para la mía y fui capaz de competir con ellos y conseguir clientes. ¿Acaso esas otras grandes empresas no empezaron también desde abajo? ¿Son dirigidas por super máquinas o por personas? Si otras personas han conseguido tener éxito en el sector ¿por qué no iba a conseguirlo yo también?

Por otra parte, que puedas conseguir lo que quieras si le pones empeño de verdad no quiere decir que lo vayas a conseguir, al menos, a la primera. Yo tuve suerte y conseguí montar una empresa rentable a la primera, pero era más que consciente de que era muy probable que fallara. Sin embargo, pensaba que, aunque fracasara, la experiencia y el aprendizaje iban a merecer la pena. Si esa vez no lo conseguía, seguro que para la próxima todo lo aprendido me iba a servir y me iría mejor. Efectivamente, lo que aprendí durante ese par de años fue enorme y de una utilidad tremenda.

Si quieres leer algo sobre lo bueno de emprender, te recomiendo un libro que me fue muy útil cuando estaba en la fase de “qué ganas tengo de montar mi negocio, pero que miedo me da” y que me ayudó muchísimo. El libro se llama Vivir sin Jefe de Sergio Fernández, y puedes comprarlo pinchando aquí.

Por otra parte, no todo es bonito en la vida del emprendedor. Como decía, estuve trabajando en mi web en Navidad. Recuerdo que esa Nochevieja, un rato después de las uvas, me puse a trabajar en ella. No es que sea asocial, es que lo que más me apetecía en ese momento era trabajar en ello. Además, si quieres conseguir un objetivo grande, no lo vas a hacer haciendo cosas normales, tienes que hacer mucho más, diría que hasta tiene que convertirse en una obsesión.

Lo de la Nochevieja es una chorrada y no es para tanto, especialmente porque cuando ya te has lanzado, todas las noches y días que se escriben con mayúscula desaparecen y se convierten en laborables. Se trabaja sin parar y llega a ser agobiante. Además, no hay presión de un jefe que supere la presión de ser el responsable de tu empresa. En mi caso, la obsesión y placer por mi empresa se tornó en demasiado estrés pues, aunque el sector estaba en un boom, no me gustaba nada. Fue por ello por lo que tomé la decisión de vender. Por ello, como no todo es color de rosa, te recomiendo también El libro negro del emprendedor  de Fernando Trias de Bes, un libro que repasa los errores que cometen los emprendedores y que para mi es imprescindible si quieres emprender. Puedes comprarlo pinchando aquí.

En todo caso, no quiero dejarte con un sabor amargo. La idea del artículo es decir que sí se puede. De verdad, se puede. Se puede tener éxito emprendiendo, se puede conseguir la libertad financiera, y se puede conseguir casi todo lo que te propongas si le pones empeño. No escuches a los agoreros que te dicen que no podrás. Que no puedan ellos no quiere decir que tú no puedas. Te lo digo por experiencia, sí se puede.

Si te ha gustado este artículo puedes hacer click en los iconos de redes sociales de abajo, puedes dejar un comentario con tu opinión o puedes poner un enlace a este post desde otras webs.
     

19 Comments

  1. Pues….me has dejado con la miel en los labios, me hubiera gustado que dijeras el tipo de negocio que montaste, seguramente algún lector también te lo diga.
    Ser emprendedor es difícil y más en nuestro país, por que si aciertas eres un c….explotador y si fracasas,….si ya te lo había dicho yo…
    No hay una verdadera cultura del emprendimiento como ocurre por ejemplo en EEUU.
    Un abrazo.

    • Seguro que sí. En algún ocasión ya hablé del negocio y me preguntaron de qué era, pero si ya al decir que mi principal posición en Bolsa es Primark me parece que reduzco mucho mi privacidad, imagínate hablar de mi ex-empresa. Eso sí, seguramente algún día lo cuente todo y haga una colección de artículos, porque hay cientos de historias y cosas que aprendí.

      En cuanto a lo emprender en España, ya sabemos lo que hay. Por eso es mejor no hacer caso de lo que te dicen (salvo que sea algo razonado) e ignorar a los que hablan de oídas o por impulso. Aquí tenemos muchas cosas buenas, pero en lo que se refiere a cultura (en general) del emprendimiento (en particular), más bien poco. Es algo que me duele, pero qué le vamos a hacer, no se puede tener todo.

      Un abrazo.

      • Pero ya están fomentando esa cultura al máximo jaja algo que también estoy en contra pero bueno el estado funciona así…

        Yo estoy preparándome para emprender jeje y algo que también me va a costar va a ser lo de la pagina web también ¿fueron 20 días pero muchas horas al día solo para la web?

        Miguel lo del explotador y “ya te lo dije yo” es una verdad como un templo. A mi hasta me llegaron a decir que cuando me fuera bien que me acordara, y le respondí que si, que me gustaría poder darle trabajo, y su respuesta: ¿coooomo? claro ¡para explotarme!
        Es decir, tiene la misma formación que yo, esta en un curro que no tiene nada que ver pero así tiene sus 300-400 euros para gastos, no pone dinero, no pone tiempo, no pone nada, y quiere que si me va bien le dé la mitad ¿o que? jajaja yo alucino, y lo mejor es que no fue solo una persona.

        La que si me gusta es la frase “ya te lo dije yo”, porque la veo diferente a los demás, a mi es justo la que me quita el miedo, porque total que mas da que fracases ¡si es lo que espera todo el mundo!

        SALUDOS

      • Estoy de acuerdo. Ahora se promueve el emprendimiento, pero simplemente como alternativa al paro, no por convencimiento. Muchos de los que emprenden en España no lo hace por vocación, sino por desesperación, y eso, además de triste, suele acabar realmente mal.

        No sé cuántas horas le dedicaba a la web porque estaba tan metido en el asunto que se me pasaban las horas volando, pero sí que eran muchas. De todas formas, ten en cuenta que yo me compré una plantilla y gran parte del trabajo ya estaba hecho, si no, seguramente me habrían hecho falta 20 meses.

        Si ves que tienes problemas con la web mándame un email si quieres para ver si te puedo ayudar, aunque yo sé lo básico y soy autodidacta, así que no sé si podré hacer mucho.

        Saludos.

  2. Espero, Ranca, que te vaya bien. Necesitamos empresarios, necesitamos emprendedores, necesitamos millonarios…
    No se si alguno vio la entrevista de Risto a Pablo Iglesias, cuando Risto le dijo que había que hacer un monumento en cada plaza de España (o algo así) a Botín y a Amancio Ortega….Y es que necesitamos gente así, que da trabajo y genera riqueza y ojalá hubiera muchos más empresarios, a todos nos iría mejor, incluso podríamos decidir ser empresarios o trabajadores.
    Un abrazo a los dos.

    • No lo vi, estoy intentando desengancharme de la política, pero ahí Risto tiene razón. Si un empresario crea trabajo de calidad y genera valor, es algo que tenemos que valorar.

      En cuanto a lo de que necesitamos más millonarios, no recuerdo a quién le hoy una frase sobre eso, pero decía lo siguiente: “yo quiero que haya el mayor número de ricos posible, así tengo más probabilidades de serlo yo”.

      • Pues si, ahí esta la clave, que la gente pueda elegir no ser empresario y que encuentre trabajo, no emprender por necesidad y perder los pocos ahorros que tienen o el adelanto del paro como les pasa a muchos…

        Vi la entrevista si, y Risto se defendía porque el es emprendedor y le cuesta mucho poder atender a todo y todos. También vi ayer un programa que hablaba de Podemos y una persona que iba a un mitin dijo que nadie se hacia millonario honrradamente, rico quizá pero millonario imposible jaja en fin son mantras que tienen que suenan muy lógicas y así van todos a una. A mi en esos casos siempre me gusta poner el ejemplo de Henry John Heinz, sí el de los kétchup jeje cuando se arruino y cerro todo, le quedo a deber a los proveedores, luego al montar denuevo la empresa, aunque no tenia porque, vivió muy frugalmente durante 7 años para ir pagando a aquellos proveedores.

        Saludos y gracias a los dos.

  3. Gran artículo, muy de acuerdo especialmente con la idea de que aunque fracasaras, la experiencia iba a merecer la pena. Me recuerda un dicho que leí hace años y siempre he tenido muy en mente: “Unas veces se gana, otras se aprende”

    Un saludo

    • Hola Nacho.

      Totalmente de acuerdo con la frase. No conseguir tus objetivos no es tan grave como se piensa. De hecho, como bien dice esa frase, es muy útil para aprender. El que lo intenta y fracasa está en una posición mucho mejor que el que no lo intenta.

      Saludos.

  4. Hablando de emprender, quiero contar la historia de un chino y un español que hablando sobre sus negocios el chino asegura que en su país un hombre sin sonrisa no puede abrir un comercio a lo que el español contesta que somos muy parecidos porque aquí cuando te enteras de los trámites parar abrir un comercio también te da la risa.

    Abz

    Jose

    • jajajaja Cuánta razón. No lo he puesto en el artículo, pero en mi caso, la actividad que me dieron en Hacienda no existía en la Seguridad Social, así que tenía una actividad diferente para cada una. Fíjate lo fácil que debe ser unificar las actividades y que sean las mismas en los dos sitios, pero no, unas coinciden y otras no.

      Un abrazo.

  5. Hola LancasterGate!
    Me ha encantado tu historia. En la vida todo es posible, solo tienes que creértelo. Y aunque no te funcionó tu negocio como esperabas porque no era lo que querías, al final saliste ganando ¡Querer es poder!
    Un abrazo!

    • Muchas gracias por pasarte jony.

      Eso es, si se quiere, se puede. Si se quiere se encuentra tiempo, se encuentran las fuerzas y se encuentra la manera. Luego saldrá como esperas o no, pero se puede.

      Un abrazo.

  6. Muy bueno el artículo, hay algunas cosas que dices que son realmente ciertas (bueno y el resto del artículo también jeje)
    -O te implicas al 100% o mejor no hagas nada
    -Cuando empiezas no lo sabes todo sobre el negocio, gran parte lo tienes que aprender sobre la marcha.
    -No encontraras otro jefe que te exija más que tu mismo.
    -Pero compensa ser dueño de ti mismo 😉

    • Ese comentario apunta a que tienes bastante experiencia en esto 😉

      Poco más hay que añadir a lo que dices. Es un resumen muy bueno de lo que supone tener tu propio negocio.

      Un abrazo.

  7. Muy interesante. ¿Cuanto tiempo duro tu experiencia empresarial? Y ¿Por que decidistes venderla?
    Después de todo si tienes todo montado, el trabajo duro ya esta realizado. Y es posible dirigirlo hacia franquicias…. Supongo

    Un saludo
    J

    • Hola J.

      Duró dos años. Lo vendí porque no me gustaba nada el sector en el que estaba, y estaba muy estresado, tanto que lo notaba físicamente.

      Pensé en lo de las franquicias porque la empresa se estaba haciendo buen nombre, pero sería aumentar el problema, pues no me gustaba lo que hacía. Fue una pena porque ya había hecho lo más difícil pero, entre otras cosas, me sirvió para saber que podía hacerlo.

      Saludos.

  8. Un dia nos tienes que contar mas, que de estas cosas siempre viene bien saber.

    Cachis la mar… Cuando vi que eras empresario, que estabas creando empleo… estaba pensando. Carajo, y si le pido empleo de contable? Pero luego llegue a lo de que vendiste y ya vi que nanay…

    Pronto se me acaba aqui el curre y me gustaria quedarme. Ando valorando alternativas, pero no tengo imaginación suficiente para… tener una idea a la que no le encuentre fallos o problemas. :(

    • No me gusta dar muchos detalles, pero seguramente acabe dando más datos.

      Si quieres una idea, un puesto de zapiekanka, que siempre estaban llenos por la noche jajaja. De todas formas, estoy seguro de que encontrarás algo y te podrás quedar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *