¿Cuándo es buen momento para invertir?

Posted by on Oct 25, 2014 in Análisis fundamental | 12 comments

¿Cuándo es buen momento para invertir?

¿Es buen momento para invertir? Sí, es buen momento para invertir. Es más, siempre es buen momento para invertir, eso sí, si sabemos en qué hacerlo. A lo mejor es muy buen momento para invertir en Bolsa, pero no para invertir en renta fija. O al revés. O, si vamos más allá, no podríamos decir si es buen o mal momento para invertir en uno u otro sitio, pues, aunque la Bolsa vaya a subir, quizá elijamos empresas con un mal futuro. Y lo mismo puede suceder con la renta fija, los inmuebles, etc. Por tanto, no se puede responder a la pregunta a nivel general, sino que dependerá de inversión en concreto.

En cuanto a la inversión en Bolsa, Kenneth Fisher (gran inversor e hijo de Philip Fisher) da las claves de lo que puede ser una buena estrategia y timing para la inversión en Bolsa. A continuación vamos a ver un fragmento del libro de Kenneth Fisher, Super Stocks, en el que Fisher describe el proceso por el que una empresa en crecimiento pasa de estar de moda a sufrir pérdidas, perder el 80% de su capitalización, aprender de los errores, volver a tener beneficios y multiplicar su cotización entre 3 y 10 veces en un plazo de 3 a 5 años. Antes de pasar a ver las palabras de Fisher, hay que tener en cuenta que no es algo fácil de hacer.

A cualquiera le harán los ojos chiribitas pensando en la posibilidad de multiplicar su inversión por 10 en 3 años, pero no podemos pensar que el proceso que describe Fisher sucede siempre. No todas las personas o empresas aprenden de sus errores. Es más, aunque aprendan, puede que no sea suficiente, que la empresa ya no tenga solución o que esté en un sector que ya no volverá a ser rentable. Aún así,  creo que el proceso que describe Ken Fisher es muy interesante. Por ello, a continuación puedes leer una traducción propia de un fragmento de Super Stocks y en el próximo artículo veremos algunas empresas en las que creo que puede producirse lo que explica aquí Ken Fisher.

Superacciones: un primer aviso

Tras varios años de éxito, una empresa en crecimiento comienza a tener malos resultados. Al principio no parece un problema, pero con el paso del tiempo, la compañía pasa a tener pérdidas, y la directiva comienza la búsqueda de problemas para solucionarlos…

La directiva mirará si hay algún activo de valor cuestionable en sus cuentas. Pondrán el foco en las áreas donde hayan surgido los problemas. Al fin y al cabo, el personal que crea problemas operativos también es responsable de haber hecho un mal uso de los activos.  

A la hora de recibir palos, la directiva cree que es mejor recibirlos todos de una sola vez. De esta forma, la directiva mira más allá de las áreas en los que hay problemas ahora, tratando de encontrar áreas en las que pueda haber problemas en el futuro.  Echarán la culpa tanto como sea posible a cualquier error o trabajador del pasado. Esto resulta en que todas las partes implicadas prometan que estos problemas no se repetirán en el futuro.

Por ello, harán de tripas corazón para liquidarlos de una sola vez. Si se pueden realizar provisiones y amortizar activos de forma prematura, se hará. “Deja tus problemas atrás” se convertirá en el nuevo slogan de la directiva. No querrán que se les avergüence de nuevo en el futuro. Se anuncian nuevas pérdidas. Una vez más, esto no ayuda al precio de la acción a corto plazo. En estos momentos, la comunidad financiera ya ha hundido el precio de la acción en porcentaje que va de entre un 30 a un 50 por ciento. Probablemente, a la empresa le esperan unos largos meses de reconstrucción en los que la cotización de sus acciones bajará un 20% más. 

La empresa entra en una fase en la que comienza a reconstruirse lentamente sin que haya muchos progresos visibles. Durante los siguientes meses, la compañía reduce sus gastos generales. Puede cancelar diferentes programas que estaban en marcha y que nunca deberían haberse iniciado. Puede ser que comience otros. Muchas líneas de productos desaparecen.

En las áreas en las que se necesita especial atención, se le da la responsabilidad a directivos que han probado ser buenos. Aquellos que lo hagan peor serán reasignados a áreas que se correspondan con sus capacidades. Es muy probable que se incorporen a directivos provenientes de puestos seniors de otras empresas.

Durante meses, la nueva directiva sufre y lucha contra los problemas. En esos momentos, la acción es propensa a hacerlo mal. Los esfuerzos de la directiva dan sus frutos, las deficiencias son corregidas. Con el tiempo, las acciones de la directiva comienzan a funcionar. Se dan las primeras señales de recuperación con la introducción de nuevos productos que funcionan o con un aumento en los pedidos de los productos ya existentes.

Para entonces, la comunidad financiera ya se ha construido una opinión escéptica sobre la compañía e ignorarán los primeros signos de recuperación. “¿Dices que la compañía XYZ se está recuperando? Ya hemos oído eso antes. ¿Y qué? Incluso aunque se recupere sus expectativas de crecimiento son muy bajas?” 

Independientemente de lo que la comunidad financiera quiera percibir, la compañía está haciendo progresos. Su “turn-around” es real. La acción cotiza al precio más bajo al que puede cotizar. En los meses siguientes, mientras se construye la recuperación, las órdenes de compra aumentan. Los ingresos crecen de forma rápida. Los beneficios llegan despacio al principio. Después, en un periodo de en un periodo de entre 18 y 24 meses, los márgenes empiezan a superar el 5% o incluso más.

En un principio, la acción dobla su precio rápidamente sobre mínimos con una relativamente pequeña mejora en el negocio. Esto se debe a que el pesimismo de la comunidad financiera se ha llevado demasiado lejos. La acción ha bajado demasiado y no tenía ningún otro lugar al que ir, salvo hacia arriba. En estos momentos, los comentarios de los brokers suelen ser “esperar hasta que haya mayor visibilidad de beneficios”.

Tras doblar su precio, la acción responde a los fundamentales de la empresa. La acción responde a la materialización de los beneficios. Con el paso de los años, la empresa  desarrolla un nuevo camino de éxitos, y nuevos grupos de inversores institucionales (diferentes a los que perdieron en la caída anterior) “descubren” la acción. Estos nuevos devotos desarrollarán el mismo tipo de sobreoptimismo que vimos al comienzo de la historia (que nosotros no hemos visto, porque tampoco voy a traducir todo el libro).

En un periodo de 3 a 5 años, la acción se ha multiplicado por entre 3 a 10 veces desde sus mínimos. La subida se produjo en 3 partes. La primera parte se debe a que la comunidad era demasiado bajista en la acción, y sólo podía subir. La segunda parte se debe a los fundamentales de la empresa, que va aumentando sus beneficios. La tercera parte se debe a la entrada de una nueva oleada de inversores institucionales.”

Conclusión:

El proceso que describe Ken Fisher es realmente interesante, pero requiere inteligencia, paciencia y aguante, y también suerte. Además, como decía al principio no siempre se terminan arreglando las cosas o, aunque esto suceda, es posible que no hayamos elegido el momento correcto para entrar. De comprar demasiado pronto, es posible que veamos grandes caídas en la cotización que hagan que, aunque la empresa termine recuperándose, vendamos antes de que el mercado se de cuenta. En otras palabras, no es tan fácil como parece.

precio acciones turnarounds

Sacado de: Super Stocks

Según Ken Fisher, a largo plazo, éste será el gráfico de las ventas (sales), beneficios (profits) y precio de la acción (stock price) a largo plazo de una compañía de crecimiento (aunque también podría aplicarse a menor escala a grandes compañías) que sufren problemas temporales. En el siguiente artículo veremos alguna empresa que creo que puede estar en medio del proceso que describe Ken Fisher.

Por último, tengo que decir que después de unas semanas sin poder publicar (no ha pasado nada malo), vuelvo a publicar de forma periódica, aunque no sé por cuanto tiempo será. En todo caso, muchas gracias a los que habéis mostrado vuestro interés durante estas semanas sin actividad. Como siempre, si te ha gustado este artículo, puedes hacer click en los iconos de redes sociales de abajo, poner un enlace a este artículo desde otra web, o dejar un comentario con tu opinión.

12 Comments

  1. Enhorabuena por este artículo, la verdad es que parece un metodo muy interesante a la hora de valorar una compañía, y las ganancias pueden ser bastante considerables…
    Espero tu siguiente artículo.

    Un saludo

    • Gracias Stang.

      Así es. Si sale bien, el beneficio es grande. En mi caso, prefiero aplicar sus sistema para tratar de entrar en grandes empresas en momentos malos, pero en camino de recuperarse, aunque la ganancia sea menor que con empresas de crecimiento.

      Saludos.

  2. Gracias, es un placer leerte. Espero el siguiente post, supongo que mirarás para Portugal 😛

    • Hola Luis.

      Me imagino que te refieres a Portugal Telecom, aunque en Portugal hay unas cuantas en situaciones complicadas. No será portuguesa, pero te doy una pista, miraré a EEUU y a Alemania ;). Por cierto, aunque el post está preparado y saldrá esta semana, voy a intercalar un artículo entre este y el de las empresas.

      • Bueno, PTC no se si es un turnaround de libro, una colilla, o que es, para mí sin duda es solo una oportunidad para observar y aprender. Creo que es un valor para inversores muy experimentados. No obstante, si parece que el PSI puede presentar algunas oportunidades al haberse quedado rezagado del alcismo europeo, hay mucho value en Jeronimo Martins (no va bien),Galp…
        Con la pista que me das, creo saber que empresa alemana tratarás (Adidas), y en USA puede ser Amazon. :)
        Saludos LancasterGate

      • Bueno ojo con las compañías. Has acertado 1 de 2. Una de ellas es adidas y, de hecho, la parte que le he dedicado a adidas es tan larga, que tendré que escribir más artículos para explayarme con la americana, y poder incluir más casos como tenía previsto.

        Amazon, aunque no estará en el post, voy a empezar a mirarla. Debe ser difícil de valorarla, pero está construyendo un foso bastante atractivo.

        En cuanto a las portuguesas, hay bastantes interesantes por precios, pero son sectores que no me gustan mucho, así que hago como tú, y miro desde fura.

        Saludos.

  3. Muy interesante, pero no es tan fácil como parece. Además, bajo mi punto de vista, hay que controlar con exquisita rigurosidad a nuestro peor enemigo: nosotros mismos.
    Un placer volver a leerte. Quedando a la espera de tus siguientes y esperados post,
    Un fuerte abrazo,

    • Lo que dices del mayor enemigo me parece importante. Si ya puede ser difícil mantener acciones de una empresa que va bien y que tiene una tendencia alcista, mantener la cabeza fría en estos casos, tanto para mantener, como para vender si vemos que nos hemos equivocado, es más complicado que en otro tipo de situaciones.

      Un abrazo.

  4. Se nota que en sus inicios fue de la mano de su padre y asumió su filosofía de inversión. Si estamos atentos no es fácil, pero tampoco es tan difícil si nos fijamos más en la empresa y menos en la bolsa, ahora mismo tenemos en España a Bankia que igual es interesante comprobar si las tres variables van evolucionado conforme dice Kenneth.

    • Hola Nel.lo

      Yo sentía cierto rechazo por Ken Fisher, ya que en el el prólogo de Acciones Ordinarias y Beneficios Extraordinarios decía cosas de su padre que no me gustaron mucho. Sin embargo, no cabe duda que la influencia es fuerte.

      Como dices, en estos casos (y casi en todos) hay que fijarse en la empresa. El problema que le veo es la psicología, que incluye, entre otras cosas, que podamos pensar que una empresa que nos gusta y está en malos momentos va a hacer lo que describe Fisher, aunque la realidad sea que no se va a recuperar. Otro problema es el timing. Aun así, creo que se puede hacer lo que explica Fisher con más o menos éxito.

      En cuanto a Bankia, no sigo bancos, así que te lo dejo a ti 😉

  5. Gracias Parece fácil, pero se requieren unas cualidades, y un tiempo de dedicación, que son dificiles de agrupar. Espero seguir informándome, con sus escritos.

    • Gracias norlan. En próximos artículos intentaré acercarme de forma práctica y con casos actuales a las teorías y ejemplos que pone Fisher.

      Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *