Cómo reinventarte a tí mismo y cambiar tu vida

Posted by on May 16, 2015 in Análisis fundamental | 2 comments

Cómo reinventarte a tí mismo y cambiar tu vida

Cuando monté mi negocio empezó una parte de mi vida muy importante para mí. De hecho, el par de años que duró la aventura fueron realmente intensos, para bien y para mal. Sin embargo, sucedió algo que no me esperaba. Aunque el negocio iba medianamente bien en lo que a lo económico se refiere (no era para tirar cohetes, pero para estar empezando y los recursos que tenía la cosa iba bastante bien) resultó que el sector que elegí no me gustaba. De hecho, no me gustaba nada.

Aunque al principio sabía que no era mi sector favorito, creía que al ser mi propio jefe todo sería mejor. Y resultó que fue al revés, al tener mi propia empresa en un sector que no me gustaba, todo se intensificó mucho.

Yo pienso que, ya que estamos en este mundo, hay que tratar de ser felices. Por eso, aunque el negocio se había asentado, tenía clientes, buena imagen, etc. decidí venderlo y tratar de cambiar el rumbo de mi vida. Precisamente de esto va el artículo de hoy; del cambio de vida de un inversor al que admiro bastante, Guy Spier, que pasó de trabajar en una empresa donde engañar al cliente estaba a la orden del día, a gestionar un fondo value y ser uno de los gestores de referencia del sector.

El texto que hay a continuación es una traducción propia de este artículo de Real Leaders:

Cómo reinventarse y cambiar de vida

Guy Spier comenzó su carrera en el mundo financiero con el pedigree correcto, habiendo pasado de Oxford a la Harvard Business School. Sin embargo, cuando consiguó un trabajo en lo que pronto descubriría que era una empresa que operaba de forma poco ética (varios de sus directivos se declararon culpables de fraude) Spier se sintió avergonzado. Él no participó en ninguna actividad ilegal, pero sentía que la compañía había puesto una mancha en su carrera: ¿cómo puedo elegir tan mal la empresa? “Era un lugar terrible, literalmente. Lo eliminé de mi currículum; trataba no hablar de ello” recuerda Spier.

 

A pesar de esto, en su nuevo libro The Education of a Value Investor: My Transformative Quest for Wealth, Wisdom, and Enlightenment, Spier -escrito años más tarde y siendo ahora un gran inversor- comparte con el mundo las duras lecciones que aprendió. En muchas ocasiones, quienes escriben sus memorias lo hacen de forma que parezca que conseguir el éxito era algo inevitable. Sin embargo, Spier quería contar la historia completa. “Quería que los lectores realmente conocieran los fallos” dice. “El verano pasado, cuando escribí el primer capitulo estaba en plan: “¿de verdad voy a escribir esto?” Es algo que da miedo… contar a la gente lo que de verdad sucedió  y tratar de ayudar a la gente a ver que pueden cometer errores terribles, que pueden tomar caminos totalmente equivocados, que pueden sentir una enorme codicia o envida, porque nos pasa también a todos los demás. Eso no les convierte en malas personas. Está bien aceptar esas emociones y canalizarlas en algo mejor“.

 

Spier se reinvetó a si mismo hace cerca de 20 años cuando formó Aquamarin Fund, el cual todavía dirige. Pero, en muchas maneras, fue escribir su libro lo que culminó su reinvención. “En ese primer capítulo tuve el valor de decir: “tíos, ahora soy una persona diferente y os voy a contar mi historia. Tengo que contaros quién era entonces”. Quizá, sólo puedes saber que has acabado la transformación cuando puedes contar tu historia sin que sea algo doloroso. ” Estas son las lecciones que Spier aprendió mientras se reinventaba y creaba un negocio del que sentirse orgulloso.

 

Aprende de los mejores

Spier recuerda sus días más oscuros, sentado en la oficina de la malograda compañía en la que trabajaba y sintiendose desilusionado con Wall Street. “Coge una persona y ponla en un mal ambiente, podrán pasar cosas realmente malas” dice Spier. “Warren Buffett dice que no le gustaría tener deudas porque no sabe lo que es capaz de descubrir sobre su comportamiento y de lo que es capaz de hacer. Simplemente leer la biografía y esa frase de Buffett me sacaron de ese ambiente. Es un ambiente en el que simplemente se dice: “mira, vamos a tenerte por aquí un año o dos, y si estás dispuesto a hacer algún trabajo sucio quizá ganes algo de dinero”. El trabajo sucio nunca se menciona como tal, pero consiste en vender algún negocio de mierda a una persona confiada.” Leyendo las ideas bastante más honorables de Buffett, Spier encontró la inspiración. “De alguna forma, él fue mi salvador… le imitaba basándome en los libros y biografías que leía”.

 

Asóciate con la gente adecuada

Algo todavía mejor que leer sobre tus héroes es conocerlos -algo que Spier pudo hacer en 2007 cuando, junto con su amigo Mohnish Pabrai hizo la puja máxima (650.000 dólares) en una subasta benéfica para cenar con Warren Buffett. ¿Valió la pena? Spier no tiene dudas. “Lo que nunca había entendido antes de esa cena es el impacto de conocer a alguien en persona. Cuando realmente te sientas en presencia de alguien tienes una capacidad mayor para tomar e imitar cosas. La repercusión y la sensación de los que es estar en presencia de esta persona… entender lo que les hace funcionar”. En general, para Spier es crítico “pasar tiempo con gente que sea mejor que tú, con gente de la que puedas aprender. Si haces eso pasarán cosas muy importantes“. 

 

Sé honesto -contigo mismo y con los demás

Uno de los objetivos de Spier contando su historia de forma tan honesta es seguir el ejemplo de Buffett. Para Buffett, los beneficios no están por encima de lo demás, para él, es mucho más importante ser un empresario honesto y decente. “Creo que él nos muestra el camino. Me transformé. Aprendí a verme a mí mismo y mi rol como capitalista… como alguien que intenta, tanto para mí mismo como para la sociedad, utilizar el poder de la codicia y de la voluntad en algo que haga del mundo un lugar mejor. Esa es la versión del capitalismo que queremos”.

 

Mediante la imitación de Warren Buffett -primero mediante libros y artículos y después conociéndolo en persona- Spier desarrolló la visión y la dirección necesaria para poder reinventarse a sí mismo. Preguntándose lo que Buffett haría en una determinada situación, Spier se dió a si mismo un camino para construirse una carrera que enorgullecería a su héroe.

Conclusión:

Aunque no es fácil, y posiblemente en determinados casos no sea posible, sí que creo que reinvetarse es una opción para aquellos que descubren que no están felices. En el caso de Spier, parece claro que no se encontraba a gusto en su entorno, y fue descubrir a Warren Buffett y el value investing lo que le motivo a dar el cambio.

Por otra parte, y aunque no es el asunto de este post, me llama la atención cómo es el mundo del value investing. Lo inversores en valor suele ser gente reflexiva, tranquila y que da la sensación de ser honesta (no puedo asegurar que todo el mundo lo sea, pero sí parece que, en general, es algo habitual en el mundillo). Todo esto contrasta con la idea general que se tiene de la Bolsa y la inversión, y con la forma de ser y de trabajar en otros sitios, como hemos visto en el caso de Guy Spier.

Puede ver más artículos sobre Guy Spier pinchando aquí.

Puedes comprar el libro The Education of a Value Investor: My Transformative Quest for Wealth, Wisdom, and Enlightenment pinchando aquí.

Si te ha gustado este artículo puedes regalarme un click en los iconos de redes sociales, dejar un comentario, o poner un enlace a esta entrada desde otras webs.

2 Comments

  1. Sin duda es una historia muy interesante y aleccionadora. La idea es salir de la zona de confort, y esa nos cuesta mucho a todos, a pesar de que estemos descontentos con nuestra situación.
    Un abrazo.

    • Así es. Lo bueno, es que, aunque nos cueste, una vez se sale de la zona de confort ésta se amplía.

      Un abrazo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *