Carta de Warren Buffett 2014-2015 en español: mejores ideas (I)

Posted by on Mar 2, 2015 in Análisis fundamental | 8 comments

Un año más tenemos la suerte de tener la posibilidad de leer la carta a los accionistas de Berkshire Hathaway escrita por Warren Buffett, junto con los comentarios finales de Charlie Munger. Las cartas de Warren Buffett son una enorme fuente de sabiduría y conocimientos. Por eso, como sus cartas están llenas de razonamientos e ideas muy interesantes, vamos a ver las que me parecen más interesantes de su carta a los accionistas de este año.

En la carta de 2014 Warren Buffett ha  dejado muchas pepitas de oro. Tantas, que es imposible verlas en un sólo artículo sin que sea demasiado largo. Por eso, en las próximas semanas iremos viendo las que, en mi opinión, son las mejores ideas y reflexiones de Warren Buffett en su carta a los accionistas, traducidas por mi al español. En el día de hoy vamos a ver por qué Buffett confía en la inversión en Bolsa a largo plazo, y por qué piensa que la industria no sabe medir realmente el riesgo de la inversión en Bolsa. Si quieres leer la carta completa en inglés, puedes hacerlo pinchando aquí.

Warren Buffett: riesgo, inversión en Bolsa y volatilidad

Nuestra rentabilidad se ha visto ayudada por un fuerte viento favorable. Durante el periodo de 1964 a 2014, el S&P500 subió de 84 a 2.059 puntos, ofreciendo una rentabilidad anual del 11,196% reinvirtiendo dividendo. Consecuentemente, el poder adquisitivo del dolar ha caído un 87%. Esa caída significa que si ahora comprar algo cuesta 1 dólar, en 1965 costaba 13 céntimos (medido según el IPC).

 

Hay un mensaje muy importante para los inversores en tan dispar comportamiento de las acciones y los dólares. Piensa en lo que dijimos en nuestra carta de 2011, en la cual definíamos la inversión como “la transferencia a otras personas del poder adquisitivo hoy, con la razonable esperanza de recibir más poder adquisitivo -después de impuestos- en el futuro”.

 

La poco convencional, pero inevitable conclusión que se puede sacar de los últimos 50 años, es que ha sido mucho más seguro invertir en una cartera diversificada de compañías americanas, que invertir en cualquier otro tipo de títulos -letras del tesoro, por ejemplo- cuyo valor ha estado atado al valor de la moneda americana. Y esto también sucedió en los 50 años anteriores, un periodo que incluye la Gran Depresión del 29 y las dos guerras mundiales. De una forma u otra, es casi seguro que también se repita en los próximos 50 años.

 

El precio de las acciones siempre será mucho más volátil que el de las inversiones ligadas a la moneda. En el largo plazo, sin embargo, los instrumentos de inversión en efectivo son más arriesgados -mucho más arriesgados- que un portfolio de acciones bien diversificado comprado a lo largo del tiempo mantenidos de forma que haya que pagar pocas comisiones. Sin embargo, esta lección todavía no se enseña en las escuelas de negocios, en donde la volatilidad se usa casi de forma universal como una aproximación al riesgo. Aunque entender que la volatilidad indica el riesgo permite al profesor dar sus clases sin muchas complicaciones, es algo enormemente equivocado. La volatilidad está muy lejos de ser sinónimo de riesgo. Esta idea tan popular lleva a los estudiantes, a los inversores y a los CEOs por el mal camino.

 

Es cierto, sin duda, que la mayoría de los poseen acciones por un día, una semana, o un año, tienen mucho más riesgo (tanto en términos nominales como en términos de poder adquisitivo) que si dejaran su dinero en instrumentos equivalentes de efectivo. Esto es algo relevante para ciertos inversores -digamos, los bancos de inversión. cuya viabilidad puede verse amenazada por caídas en el precio de los activos, y que pueden verse obligados a vender sus acciones durante mercados bajistas-. Además, cualquiera que pueda tener obligaciones financieras a corto plazo debería mantener el dinero suficiente en depósitos bancarios o similares para hacer frente a ellas.

 

 

Sin embargo, para la gran mayoría de los inversores que pueden -y deben- invertir en un horizonte temporal de más de una década, las caídas en las cotizaciones no son importantes. Su atención debe mantenerse firme en conseguir ganancias significativas en su poder adquisitivo a lo largo de su vida como inversor. Para ellos, una cartera de acciones bien diversificada comprada a lo largo del tiempo demostrará ser mucho menos arriesgado que los títulos basados en el dolar (o cualquier otra moneda).

 

Si por el contrario, el inversor tiene miedo de la volatilidad de los precios, malinterpretando esto como una medida de riesgo, de forma irónica puede terminar haciendo cosas realmente arriesgadas. Recuerda, si lo deseas, a los expertos que hace 6 años se lamentaban de la caída de los precios de las acciones y recomendaban invertir en los “seguros” depósitos bancarios. La gente que se creyó este sermón está ganando ahora una miseria de dinero que ellos esperaban que a estas alturas les estuviera pagando la jubilación -el S&P500 estaba por entonces por debajo de los 700 puntos, ahora está alrededor de los 2.100-. De no haber sido por su miedo sin sentido a la volatilidad del precio, estos inversores se podrían haber asegurado tener unos buenos ingresos para toda su vida por el simple hecho de comprar un fondo indexado de bajo coste, cuyos dividendos tenderán a crecer con el paso de los años, y cuyo principal también crecerá -con muchos altibajos, por supuesto.

Warren Buffett tendencia bajista

Los inversores, por supuesto, pueden, por su propio comportamiento, hacer que poseer acciones sea muy arriesgado. Y muchos así lo hacen. El trading de forma activa, intentar acertar los movimientos de mercado, una diversificación que no sea adecuada, el innecesario pago de altas comisiones a gestores o a asesores, y el uso de dinero prestado, pueden destruir la respetable rentabilidad que tendría de poseer acciones a largo plazo. De hecho, pedir dinero no tiene hueco en la caja de herramientas del inversor: cualquier cosa puede pasar en los mercados, y ningún asesor, economista, presentador de televisión -y definitivamente ni Charlie, ni yo- puede decirte cuando sucederá el caos. Los que tratan de predecir el mercado llenarán tus oídos, pero no llenarán tu cartera.

Conclusión:

No puedo estar más de acuerdo con Warren Buffett. Estoy especialmente de acuerdo con la idea de que la volatilidad del precio no es una medida del riesgo. Como bien dice, sigue estudiando a la volatilidad como medida de riesgo. Sin embargo, como Buffett, no creo que la volatilidad del precio de la acción mida el riesgo de la inversión. Si acaso, debería ser la volatilidad de los beneficios de la empresa, de su valor contable, u otra medida de valor, y no de precio.

Si quieres saber más sobre Warren Buffett y sus ideas, puedes leer su recomendación a sus herederos. También puedes leer por qué Warren Buffett no sólo no se preocupa de que bajen sus acciones, sino hasta que se alegra en ocasiones.

Si el artículo te ha resultado interesante, puedes regalarme un click en los iconos de redes sociales de abajo, dejar un comentario, suscribirte al blog por email (arriba a la derecha) o poner un enlace a este artículo desde otras webs.

8 Comments

  1. Gracias por el interesante comentario, y las pinceladas sobre la rentbilidad del S&P.

    • Gracias Perezlozan. Me alegro de que te haya gustado el artículo.

  2. Buen artículo Lancaster. La verdad es que tal y como dices al principio del artículo estas cartas de Buffet valen su peso. En esta última, que he leído esta mañana, se ha salido. Parece que los años no pasan para el cerebro de este hombre.

    En fragmento que has traducido menciona varias veces el tema de que una cartera diversificada puede ser mucho más rentable que cualquier otro producto. Supongo que se referirá para el ciudadano/empresa medio que no quiere muchas complicaciones a la hora de invertir. ¿O también se refiere a inversores más experimentados? Lo digo porque una de las frases más habituales de Buffet es que la diversificación es una forma de protegerse de la ignorancia.

    Gracias!

    • Los años pasan para su cerebro, pero a favor 😉

      En ese fragmento no habla sobre a qué inversor se refiere, sino que se limita a comparar la rentabilidad de la Bolsa y otros activos. En cuanto a la diversificación, efectivamente Buffett no es muy amigo suyo. Como dices, para el inversor experto suele recomendar no diversificar. Aunque por lo tus palabras no me cabe duda de que ya sabes qué piensa Buffett sobre esto, te dejo un artículo en el que lo comentab: http://invertirbolsaydinero.com/diversificar-al-invertir-peter-lynch-vs-concentrar-warren-buffett/

      Saludos

  3. Excelente artículo y a la espera de los siguientes de la serie … 😉
    Un abrazo,

    • Gracias inversorsensato. Los iré publicando estas semanas.

      Un abrazo.

  4. Buenas Lancaster,
    te he escrito un email a tu correo de contacto.
    Es un poco largo pero agradecería una respuesta cuando puedas.

    El artículo muy interesante, siempre va bien leer sobre los pensamientos este gran inversor.
    Por cierto, felictale de mi parte por entrar en el top3 de los más ricos del mundo 😉

    • Hola Carlos.

      En cuanto pueda te contesto el email.

      Cuando vea a Buffett le felicítale y le daré recuerdos 😉

      Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *