7 claves para elegir valores para un inversor defensivo

Posted by on May 9, 2015 in Análisis fundamental | 4 comments

7 claves para elegir valores para un inversor defensivo

Hoy vamos a ver los 7 puntos que Benjamin Graham entendía que debía cumplir una empresa para poder invertir en ella. Como es de esperar de alguien que es un referente y precursor del value investing, estos puntos eliminan a un gran número de empresas de baja calidad, con poco historial en los negocios y compañías que cotizan a precios elevados. Entre las empresas que los superan, suelen estar empresas probadas que cotizan, por lo general, con descuento, y cuyo negocio ha sido de calidad (y digo ha sido porque, primero, desconocemos el futuro y, segundo, porque si cotiza barata, es porque el mercado tiene dudas sobre ella).

Las 7 claves de Benjamin Graham me ayudan mucho y son un buen punto de apoyo a la hora de invertir en Bolsa. He de decir que no los sigo al pie de la letra. Por ejemplo, cuando invierto en crecimiento no me guío por ellos. Sin embargo, cuando invierto en buenas empresas que pasan por malos momentos, sí que los tengo más presentes.

El texto que hay a continuación es un fragmento del capítulo 14 del libro de Benjamin Graham, El Inversor Inteligente:

Selección de valores para el inversor defensivo

1. Tamaño adecuado de la empresa

Todas nuestras cifras mínimas deben ser arbitrarias y sobre todo en lo tocante al tamaño exigido. Nuestra idea consiste en excluir a las pequeñas empresas que puedan quedar sometidas a más visicitudes que la media, sobre todo en el terreno industrial. -Frecuentemente, estas empresas ofrecen buenas posibilidades, pero no las consideramos adecuadas a las necesidades del inversor defensivo-. Empleemos cantidades exactas, un mínimo de 100 millones de dólares de ventas anuales en el caso de una empresa industrial y no menos de 50 millones de dólares de activo total en el caso de una concesionaria de servicios y suministros públicos (obviamente está cifra necesitaría ser actualizada).

 

2. Un estado financiero suficientemente sólido

 

En el caso de las empresas industriales, el activo circulante (activo corriente) debería ser por lo menos el doble que el pasivo circulante (pasivo corriente), lo que se denomina ratio circulante dos a uno (o current ratio de 2). Además, la deuda a largo plazo no debería ser mayor que el activo circulante neto -o capital de explotación-. En el caso de las concesionarias de servicios y suministros públicos, la deuda no debería ser superior al doble del capital social -valor contable-.

 

3. Estabilidad del beneficio

 

Haber obtenido un beneficio atribuíble al capital ordinario en cada uno de los últimos diez ejercicios.

 

4. Historial de dividendos

 

Haber llevado a cabo pagos de dividendos de manera ininterrumpida por lo  menos durante los últimos 20 ejercicios.

 

5. Crecimiento del beneficio

 

Haber conseguido un incremento mínimo de un tercio, por lo menos, en el beneficio por acción durante los últimos tres años, empleando para el cálculo las medidas a tres años del principio y del final del periodo sometido a análisis.

 

6 PER moderado

 

La cotización  actual no debería ser un múltiplo de más de 15 veces el beneficio medio correspondiente a los tres últimos ejercicios.

 

7. Ratio moderado de precio a activos

 

El precio actual no debería ser un múltiplo de más de 1,5 veces el valor contable que se haya declarado en la última memoria. No obstante, un multiplicador del beneficio inferior a 15 podría justificar que se aplicase un multiplicador proporcionalmente mayor al activo. Como regla básica de fácil aplicación sugerimos que el producto del multiplicador por el ratio de precio a valor contable no debería exceder de 22,5. -Esta cifra corresponde a 15 veces los beneficios y 1,5 veces el valor contable. De acuerdo con ella, superaría la prueba una acción que se vendiese a 9 veces los beneficios y 2,5 veces el valor del activo, etc.

Conclusión:

Como decía, aunque tengo bastante en cuenta estos puntos, no los sigo de pe a pa. Por ejemplo, en lo que respecta al crecimiento de los beneficios, miro que sean creciente a largo plazo pero para encontrar una empresa de calidad a PER 15 que comenta Graham, suele ser necesario que los beneficios hayan sido algo flojos en los últimos años. Si los beneficios han caído un poco, pero la capacidad de crearlos sigue existiendo, hago esa excepción.

Otra cosa que no sigo es lo de los 20 años de dividendos. También lo miro, pero no lo tomo por imprescindible.

En cuanto al ratio precio/valor contable, tampoco es algo a lo que preste excesiva atención cuando compro acciones para mantener indefinidamente (otra cosa es cuando creo que hay una oportunidad de value investing tradicional y pienso vender en unos años). Por ejemplo, si compro acciones de Ralph Lauren, me fijo más en el ratio Precio/ventas.

Puestas algunas de mis pegas a los puntos de Benjamin Graham, no cabe duda de que son realmente potentes y que las empresas que las cumplen tienen muchos puntos (valga la redundancia) para ser una gran inversión. De hecho, aunque no las sigo al 100%, sí que suelo tenerlas en la cabeza.

Puedes comprar El Inversor Inteligente pinchando aquí.

Si te ha gustado este artículo puedes enlazarlo desde redes sociales, desde otras webs o dejar un comentario.

4 Comments

  1. Buen análisis :)
    Algunos puntos como el de los dividendos es bastante difícil cumplirlo invirtiendo en el IBEX, pero graham era un referente y sus aportes siguen siendo muy válidos en nuestros tiempos.
    Me tocará hacer una segunda lectura del libro, ya que la primera vez acababa de empezar a invertir y seguro que no le saque todo el provecho que podía :)

    • Hola Opinatron.

      Coincido contigo. Aunque de vez en cuando releo algún capítulo, creo que el libro merece que lo lea una o dos veces más.

  2. La verdad es que cada maestriilo tiene su librillo y cada uno de nosotros además hace sus propias reglas a la hora de escoger donde invertir. Lo que está claro es que hay que intentar comprar bonito y barato. Y ver las métricas que te sirven. Pero parece que hay tantas…

    • Totalmente de acuerdo. No creo que sea necesario que sigamos todos las mismas pautas. Al final, cada uno se siente a gusto invirtiendo en según que casos.

      Saludos.

Responder a Opinatron Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *